Derivado de la reforma financiera, el crédito que otorga la banca de desarrollo ha crecido de forma importante en los últimos años, pero también la cartera vencida muestra repuntes.

De acuerdo con los anexos del IV Informe de Gobierno, en el 2012 la cartera total de la banca de desarrollo era de 465,381 millones de pesos; en el 2013 subió a 548,992 millones; en el 2014 a 656,380 millones; en el 2015 a 757,197 millones y a junio del 2016 ya ascendía a 796,630 millones.

Hasta antes de la aprobación de la reforma financiera en el 2013, el mandato de la banca de desarrollo estaba limitado.

La reforma dio facultades al sector para prestar más a los diferentes sectores productivos. Incluso ahora funge como banca de primer piso, es decir, da créditos de forma directa, sin necesidad de intermediarios, a los sectores beneficiados.

La reforma financiera permitió que la banca de desarrollo presentara resultados importantes, al lograr mayor presencia en aquellos sectores que, por sus características y condiciones, estaban limitados a su atención por la banca comercial , refiere el informe.

Pero a la par la cartera vencida ha repuntado de forma importante. Ésta pasó de 3,454 millones de pesos en el 2012 a 9,425 millones a junio del 2016. Pese a ello, el índice de morosidad se mantiene en niveles cercanos a 4 por ciento. Al cierre del primer semestre del año era de 3.9 por ciento.

Cartera vencida de banca comercial, a la baja

La cartera vencida de la banca comercial ha venido a la baja en los últimos dos años.

Ello, pese a que el crédito ha tenido crecimientos importantes. De acuerdo con los Anexos del IV Informe de Gobierno, el crédito total de la banca comercial rebasó, a junio del 2016, los 4 billones de pesos.

De éstos, 95,808 millones de pesos eran cartera vencida. Dicha cifra muestra un decrecimiento respecto de los 96,798 millones registrados en todo el 2015, y a los 102,413 millones de todo el 2014.

Los sectores en los que hubo una cartera vencida más amplia, según el documento, fueron: en primer lugar, el consumo con 34,203 millones del total, seguido del industrial 23,724 millones; la vivienda con 17,749 millones, y los servicios 17,525 millones.

De esta manera, el índice de morosidad de la banca comercial ha tenido el siguiente comportamiento en los últimos tres años: 3.1% en el 2014; 2.6% en el 2015, y 2.4% a junio del 2016.

Hace unos días, la calificadora Standard & Poor’s alertaba que, ante el bajo crecimiento de la economía nacional, los activos de la banca comercial en México podrían verse perjudicados, máxime cuando el crédito sigue con crecimientos importantes en sectores como el consumo y las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Sin embargo, tanto autoridades como los propios jugadores de la banca no lo ven así, y han destacado que la morosidad sigue a la baja, debido a controles importantes en la originación de los créditos.

De la cartera total de la banca comercial, a junio pasado, los sectores en los que más se concentró el crédito fueron: servicios con 898,655 millones de pesos; consumo, 838,250 millones; industrial, 779,984 millones, y vivienda, 634,261 millones.