La crisis sanitaria por el Covid-19 acentuó la desaceleración que había presentado el sector de las uniones de crédito en meses previos a la contingencia, por lo que se anticipa un panorama complicado para estas entidades debido a su alta concentración de socios y el entorno de la economía en el país, de acuerdo con un informe de la firma HR Ratings.

En un análisis sectorial de las uniones de crédito, con cifras al primer semestre del año, la firma alertó sobre posibles riesgos de liquidez en este sector, compuesto por 83 entidades, debido al entorno negativo, la alta concentración de préstamos en el corto plazo y ante la posible inmediatez en el retiro de recursos de sus socios inversionistas.

“Desde el cierre del 2019, se había observado un desaceleramiento en el sector, como consecuencia de un entorno económico negativo en el país. Durante el primer semestre del 2020, este comportamiento se intensificó, derivado de la contingencia sanitaria por Covid-19, que resultó en la suspensión de actividades económicas no esenciales”, reportó la firma en su análisis.

Las uniones de crédito son entidades que tienen como propósito facilitar a sus socios el acceso al crédito y a la inversión en condiciones favorables. Al cierre del primer semestre, había 83 entidades en operación que sumaron activos en su conjunto por 60,500 millones de pesos.

Según el documento, durante estos meses de la contingencia se ha observado una posición conservadora de este tipo de entidades, con una disminución visible en su colocación, a excepción de aquellas que operan con sectores relacionados con productos de primera necesidad.

Deterioro de la cartera

Uno de los factores de riesgo que señaló la agencia fue el deterioro de la cartera crediticia del sector, debido a la alta concentración de sus socios principales, lo que ha generado un impacto en sus niveles de morosidad, que al cierre del primer semestre del año se ubicó en 4.7%, es decir cifra superior a 3.53% que presentó en el mismo periodo del 2019.

“El contexto económico negativo, aunado a la alta concentración a socios acreditados, han sido los factores principales en el deterioro de la calidad de la cartera”, explicó la firma.

Asimismo, HR Ratings enfatizó en el impacto negativo que se ha tenido en la utilidad del sector, pues al cierre del primer semestre del año su indicador de Retorno sobre Activos promedio se ubicó en 1.2% contra 1.4% del mismo periodo del 2019. Pese a esto, la calificadora señaló que el índice de capitalización del sector se encuentra sólido.

“A pesar de que el sector se caracteriza por moderados niveles de rentabilidad, los niveles que se muestran se encuentran por debajo del promedio histórico”, destacó la agencia.

HR Ratings apuntó que se espera una mayor consolidación del sector y se acentuará el predominio de las 10 uniones de crédito más grandes, medidas por volumen de activos.

“Es importante mencionar que algunas de las uniones más pequeñas por número de activos han mostrado una presión mayor en sus indicadores financieros, por lo que se podría observar una consolidación del sector durante el 2020 y el 2021”, acotó la agencia.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx