La emergencia sanitaria del coronavirus (Covid-19), y su impacto económico ha pegado de lleno en los indicadores del sector de las uniones de crédito. A septiembre pasado, éste registró una ganancia de 308 millones de pesos, es decir una caída de 61.4% respecto al mismo periodo del 2019.

Asimismo, su cartera de crédito registró, al tercer trimestre del 2020, un saldo de 45,644 millones de pesos, es decir una caída anual real de 9.5% y su índice de morosidad se ubicó en 4.29%, un ligero crecimiento de casi un punto porcentual respecto a septiembre de un año previo.

De acuerdo con la CNBV, el resultado neto del sector que presentó en septiembre del 2020, fue principalmente por una reducción en los ingresos de intereses así como en el rubro de otros ingresos de la operación.

“Los ingresos por intereses disminuyeron 15.0% respecto a los registrados en septiembre del 2019, siendo el principal factor que incidió en la contracción (del margen financiero)”, detalló la CNBV al presentar los resultados al tercer trimestre del 2020.

En materia de captación, el sector registró al tercer trimestre del 2020 un saldo de 47,260 millones de pesos, una caída de 10% anual. De acuerdo con los números de la CNBV, la mayor reducción de captación se dio en los préstamos de otros organismos, que cayeron 25.4% anual.

“Durante el último año las tres fuentes de fondeo disminuyeron su saldo”, detalló la CNBV al explicar que las uniones de crédito captan recursos principalmente de sus socios, de entidades bancarias y de otros organismos.

Las uniones de crédito son entidades que tienen la finalidad de facilitar el acceso al crédito y la inversión a sus socios en condiciones favorables. Estas organizaciones están concentradas en el sector agropecuario del país.

CNBV anuncia revocación

Al cierre de septiembre del 2020, el sector estaba compuesto por 83 entidades en operación; sin embargo, ayer, la CNBV anunció la revocación de la licencia de Credit Unión Empresarial para operar bajo esta figura, por incumplir con los niveles de capital requerido para este tipo de entidades.

De acuerdo con el oficio publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), en julio de 1993 se le otorgó a esta entidad el aval para operar bajo la figura de unión de crédito y fue en agosto del 2020 cuando la CNBV emplazó a la entidad al procedimiento de revocación por no cumplir con el capital neto requerido para este tipo de instituciones.

“A la fecha de la presente resolución, no consta en los registros de este órgano desconcentrado que la Unión de Crédito en comento haya ejercido el derecho de audiencia ni realizando manifestación alguna con relación a las causales de revocación contenidas en el oficio de emplazamiento”, se puede leer en el oficio.

En este contexto, en octubre del 2020, la junta de gobierno de la CNBV aprobó la revocación de esta entidad, que opera principalmente en el Estado de México y que a septiembre pasado contaba con 353 socios y activos por más de 72 millones de pesos.

Según datos del Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros, Jorge Díaz Tena presidía el consejo de administración y Amador Zamora Durán se desempeñaba como director general.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx