En estos días se ha hablado mucho de las fallas que ha habido en el sistema financiero. Primero el sábado pasado cuando, debido a problemas en Prosa, la empresa de transacciones electrónicas con la que trabajan varios bancos, millones de usuarios no pudieron hacer operaciones con tarjetas. Apenas la madrugada de este miércoles, Banorte reportó inconvenientes con sus sistemas.

Situaciones como ésta de inmediato derivan en quejas de los usuarios, además de que surgen inquietudes sobre si sus recursos e información están seguros, más cuando se promueve el uso de canales digitales y sobre todo ahora a unas semanas para que se lance de forma oficial la plataforma de cobros digitales, CoDi, con la que se masificarán los pagos electrónicos desde el teléfono celular.

En este sentido, el Banco de México (Banxico), principal impulsor de CoDi, ha destacado que esta plataforma es segura y que la información de los usuarios está protegida, primero, porque corre por el mismo canal del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), que administra el propio banco central.

En un documento donde se da respuesta a las principales inquietudes sobre el CoDi, el Banxico destaca la seguridad de la plataforma. Desde el lado del usuario, señala, la aplicación bancaria tiene la responsabilidad de validar que el usuario es quien dice ser a través de distintos medios que van desde contraseñas hasta los datos biométricos como la huella dactilar o el reconocimiento facial.

Del lado de la aplicación, añade el Banxico, esto es, cuando se generan o leen los mensajes de cobro, los elementos de seguridad de CoDi, impiden la realización de fraudes por medio de la suplantación de identidad o la alteración de la información de la operación, así como también mantienen la confidencialidad de la información de los clientes.

Demetrio Strimpopulos, director de Innovación de Banregio, uno de los bancos que más se adelantó al CoDi, comentó en entrevista que esta plataforma se convierte en una opción interesante de pago, que corre por diferentes canales ajenos a los que se hacen con las tarjetas.

“Tiene características muy diferentes a las que se operan con otros medios de pago electrónicos. Lo importante para los clientes es que podamos tener opciones. Creo que ésta es una opción para poder complementar la gama de productos y servicios que existen relacionados con los medios de pago”.

Agregó que el CoDi tiene elementos de seguridad necesarios para poder operar de una manera estable.

Haciendo referencia a la falla de Prosa del sábado pasado, Andrés Velázquez, especialista en ciberseguridad, resalta que el CoDi es diferente respecto a los pagos con tarjetas en terminales punto de venta.

“Realmente son los bancos los que están implementando, y sería muy similar a cómo funciona el SPEI, de hecho utiliza la parte del SPEI, un proceso digamos que fuera del nivel transnacional de la terminal punto de venta como es el caso de Prosa”, consideró.

Para Mario Di Costanzo, expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, antes de que inicie su masificación, el CoDi debe tener muchos candados, y considera que debería tener un manejo directo del Banxico y no de los bancos comerciales, así como un acuerdo con las autoridades.