Ante el anuncio de la disolución y liquidación de la sociedad financiera popular Ficrea, decenas de personas se manifestaron en las instalaciones de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Miguel Ángel Maldonado, cliente de Ficrea criticó que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) hizo caso omiso ante las sospechas de las actividades ilícitas que realizaba esta Sofipo y aun así planteaba que era confiable para los usuarios que empezaban a invertir ahí.

"A principios de febrero invertí en Ficrea porque me dijeron que era una sociedad financiera confiable y hoy nadie nos da la cara y no nos explican que va a pasar con nuestro dinero. Lo que nosotros estamos pidiendo es que nos devuelvan nuestro dinero".

Esta mañana, Jaime González Aguadé, presidente de la CNBV, informó que esta sociedad financiera popular llevaba a cabo operaciones fraudulentas a través de por lo menos tres empresas relacionadas: Leadman Trade, Baus&Jackman Leasing y Monka Comercial.

"Para ocultar la transferencia irregular de fondos que realizaban desde la Sofipo hacia las empresas relacionadas, la administración engañaba a los clientes de Ficrea haciéndoles firmar dos adeudos, uno en esa empresa y el otro en Leadman; sí embargo estos clientes sólo recibían el monto suscrito una vez", explica.

Indicó que para responder a los 6,800 ahorradores, sólo 2,500 recibirán el 100% de sus recursos, mientras que los 4,300 restantes percibirán un máximo de 131,000 pesos en su primera etapa.

Sin embargo, los manifestantes están en desacuerdo en que sólo les quieran devolver una mínima parte, pues según ellos más del 80% de las personas tienen invertido más de un millón de pesos.

"Hay personas que tiene más de 20 años invirtiendo en Ficrea. El gobierno sólo devolverá el 100% a las personas que tengan menos recursos, pero no quiere devolver recursos a quienes tenemos más de un millón", señaló Maldonado.

Cómo se hizo el fraude

El presunto fraude hecho por Ficrea se hizo de la siguiente manera:

El primer contrato era firmado en la Sofipo, el cual se documentaba como un crédito y el segundo era de Leadman, el cual se documentaba como un arrendamiento, inclusive se otorgaba a los clientes una carta donde se mencionaba que la firma del crédito en Ficrea sólo serviría como un trámite administrativo ante las autoridades financieras.

Con este mecanismo, la administración consiguió dos propósitos: construir una base de créditos en la Sofipo que no tenían ningún sustento económico pero que servía para respaldar su información contable, y el segundo, la transferencia de los recursos a una empresa no supervisada en donde se disponían de ellos de forma discrecional y arbitraria.

Hasta el momento, el presidente de la Condusef no ha salido a hablar con los manifestantes.

Ahorradores no fueron notificados de la liquidación

Otra de las reclamaciones que hicieron los ahorradores de Ficrea fue el hecho de que no se les notificara la disolución y liquidación de la sofipo, pues días anteriores les habían dicho que Ficrea volvería a operar.

"Hoy teníamos una cita a las 11 de la mañana en la Condusef, como cada viernes para que nos dieran información del avance de nuestros ahorros, pero cuando llegamos la CNBV ya había anunciado la liquidación de la empresa. Hace una semana nos dijeron que nos inane a devolver nuestro dinero", dijo Maria Cristina Pérez, que llevaba ahorrando en Ficrea seis meses.

Narró que tenía un pagaré en junio con vencimiento del el 8 de diciembre y que le garantizaron que Ficrea era una institución auditada y respaldada por la CNBV.

"El gobierno siempre está diciendo que las personas deben ahorrar en sus instituciones porque son seguras y protegen los ahorros y nos sale con esto", recalcó.

Por su parte Rosa María Pavón quien lleva dos años ahorrando en Ficrea comentó que nunca le informaron que la empresa iba a ser liquidada y que sólo les iban a devolver una parte de sus ahorros.

"Nos quieren robar la mayor parte de nuestro dinero cuando nosotros confiamos en una institución que estaba auditada. La CNSF nunca nos informó que desde marzo pasado tenían sospechas y aun así no protegieron nuestro dinero".