La sofisticación con que actúan los delincuentes para tratar de vulnerar la seguridad de los sistemas financieros y defraudar a sus clientes, máxime con las nuevas tecnologías, hacen que el tema de la ciberseguridad sea prioritario para la banca y al que cada vez se invierte más recursos.

Sin duda es un tema de primerísimo nivel, está en las comisiones de seguridad de la Asociación de Bancos de México, está en las inversiones, en los esfuerzos de coordinación y de consenso. Claro que la ciberseguridad es un tema fundamental , afirmó Enrique Zorrilla, director general de Scotiabank México.

En el Primer Congreso Ciberseguridad e Inteligencia organizado por este banco de capital canadiense quedó de manifiesto que los sistemas financieros en el mundo son de los más expuestos a los ciberataques por parte de la delincuencia.

De acuerdo con los especialistas participantes en este congreso, los ciberataques más comunes a los sistemas financieros se dan a través de medios más tradicionales como cheques y cajeros automáticos, pero también en nuevos canales como la banca digital y los sistemas de pagos interbancarios internacionales.

Cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) dan cuenta de que del 2015 al 2016 el número de quejas por posibles fraudes cibernéticos a clientes de la banca creció 123% al pasar de casi 800,000 a 1 millón 800,000. Las más recurrentes están relacionadas con transacciones en comercio por Internet y en menor proporción en banca móvil.

Enrique Zorrilla destacó que dada la alta transaccionalidad diaria de los clientes de la banca, la ciberseguridad es un esfuerzo permanente de mejora, de experiencia del cliente, de navegación, donde estamos de alguna manera concentradas todas las instituciones .

Añadió: los esfuerzos que se han hecho en seguridad no son vanos, claramente han progresado y en ese sentido no es la cotidianidad ni por mucho .

En el caso Scotiabank México, explicó el banquero, hay una inversión en desarrollo de alrededor de 300 millones de dólares para su plataforma operativa, en la que se incluyen los temas de seguridad de la institución y los clientes.

Descartó que México sea más vulnerable que otros países en este tema. No, yo creo que sencillamente es una tendencia mundial, no estamos exentos de ataques que se dan en algunas otras geografías y luego se reflejan en la nuestra, viceversa. En esencia, organizaciones que además tenemos capacidades internacionales te podríamos asegurar que no estamos en una situación de diferencia respecto al riesgo que eso implica a nivel mundial , expresó.

Erika Mata, directora de seguridad de la información de Scotiabank México, refirió que uno de los motivos por los que la delincuencia comete este tipo de ataques a los sistemas financieros es porque muchos jugadores no invierten en la actualización de sus softwares.

Con ella coincidió el especialista Adolfo Grego, quien criticó que algunas entidades tengan sistemas tan obsoletos y fáciles de penetrar. Incluso mencionó que en materia de banca móvil, hay casos aquí en México con sistemas de la década de los noventa, lo que representa un riesgo y todo porque, dijo, hay una intención de acelerar este tipo de servicios.

Jonathan Peled, embajador de Israel en México, coincidió en que los sistemas financieros son de los más vulnerables a los ciberataques y más con la entrada de nuevas herramientas digitales. Por ello, consideró que combatir este tipo de delitos requiere de una cooperación internacional.

eduardo.juarez@eleconomista.mx