Caja Popular Mexicana (CPM) tiene planeado lanzar este año dos nuevos productos: Credinómina y más financiamiento al campo con apoyo de Fideicomisos Instituidos con Relación a la Agricultura (FIRA).

Los créditos de nómina son los que se descuentan directamente del salario de los trabajadores, mientras que los apoyos de FIRA, fideicomisos del gobierno federal, tienen el objetivo de otorgar crédito, garantías, capacitación, asistencia técnica y transferencia de tecnología a los sectores agropecuario, rural y pesquero.

Estos nuevos productos se suman a los 11 de crédito que ya ofrece en la actualidad esta sociedad cooperativa de ahorro y préstamo (socap). Entre los principales, destacan: crédito personal, productivo, inmediato, automotriz e hipotecario, y las tasas de interés que cobra a sus socios van de 0.87 a 2.28% mensual.

A decir de CPM, en el 2013 otorgó 686,331 créditos a sus socios, principalmente explica , para gastos de consumo personal o familiar, remodelación o ampliación de vivienda, adquisición de producto terminado para comercio, pago de deudas a terceros y gastos médicos. Hoy atiende a poco más de 1.8 millones de socios en gran parte del país.

En este marco, Caja Popular también tiene proyectado para este año tener al menos seis sucursales más que con las que cerró el 2013, y así llegar a 471 en el 2014, con presencia en 261 municipios de 26 estados de la República.

Tan sólo el año pasado, esta socap registró 33 sucursales nuevas, al pasar de 432 a 465. Además, penetró en estados en los que no tenía presencia, como Yucatán, Campeche, Quintana Roo y Tabasco, como consecuencia del rescate de más de 27,000 socios de las ?desaparecidas cooperativas de ahorro y préstamo Crescencio A. Cruz y Gerardo Green.

Las nuevas sucursales estarían en Delicias, Chihuahua; Azúcar de Matamoros, Puebla; Puerto Escondido, Bahías de Huatulco y San Pedro Juchatengo, Oaxaca, y en Apizaco, Tlaxcala.