La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha identificado prácticas indebidas realizadas por ciertos consultores los cuales ofrecen su servicio para fungir como oficiales de cumplimiento de algunas entidades financieras, sin establecer una relación laboral permanente con éstas, lo cual es una infracción a las reglas de la autoridad.

Recientemente, la CNBV, específicamente la vicepresidencia de supervisión de Procesos Preventivas, emitió un comunicado para las entidades financieras, donde pide acatar las reglas respecto a los oficiales de cumplimiento de las entidades financieras, los cuales están encargados de instrumentar las políticas de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo al interior de las instituciones.

“La persona que funja como representante y oficial de cumplimiento deberá ser funcionario o empleado que, en su caso, ocupe un cargo dentro de las tres jerarquías inmediatas inferiores a la del director general del sujeto supervisado de que se trate”, detalló la CNBV en el escrito.

La CNBV alertó que si en el ejercicio de sus facultades de supervisión, esta autoridad detecta alguna entidad financiera que incumple con el requisito señalado, se podría hacer acreedora a una sanción.

“El no contar con estructuras internas es considerado como una infracción grave que, en algunos casos, puede derivar en la cancelación del registro, de revocación o de la autorización para operar como intermediario financiero”, apuntó la CNBV.

Más de 3,700 certificados

En el 2015, la CNBV comenzó con el proceso de certificación de los oficiales de cumplimiento, auditores externos y otros profesionales en temas antilavado, con el fin de profesionalizar a estos agentes encargados de prevenir el blanqueo dentro de las instituciones del sistema financiero.

En este contexto, de acuerdo con el informe anual de la CNBV del 2020, recientemente publicado, del 2015 a la fecha se han certificado a 3,789 personas.

Según el documento, el sector de la banca múltiple ya cuenta con un oficial de cumplimiento en todas sus instituciones, mientras que el más rezagado es el sector de sociedades financieras de objeto múltiple entidades no reguladas, pues apenas 45% de las 1,800 instituciones cuenta con la certificación.

Según las reglas, el contar con un oficial de cumplimiento certificado no es una obligación para todas las entidades, a excepción de centros cambiarios, transmisores de dinero e instituciones de tecnología financiera; sin embargo, ante los ojos de la autoridad es deseable que todo el sistema financiero cuente con una certificación de este tipo.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx