El gobierno alemán busca comprador para el Commerzbank, la segunda mayor entidad financiera del país, y en los últimos 12 meses ha tenido varias reuniones con distintos posibles interesados, publicó el viernes la revista Der Spiegel.

La publicación, que se basa en una respuesta del gobierno a una pregunta del grupo parlamentario de La Izquierda, menciona reuniones de miembros del Ejecutivo alemán —entre ellos el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, y su secretario de estado de Finanzas, Jörg Kükies— con altos directivos del banco italiano Unicredit, el francés BNP Paribas, el holandés ING y el suizo USB.

Der Spiegel argumenta que Unicredit, BNP Paribas e ING tienen interés en el Commerzbank, del que el estado alemán controla 15 % desde que lo intervino durante la crisis financiera del 2008, mientras que el USB puede ser un socio para la gestión de activos en el Deutsche Bank.

Unicredit ha contratado a dos bancos de inversión para la posible compra de Commerzbank. Según la agencia Reuters, la entidad italiana será asesorada por JP Morgan y Lazard de cara a una posible compra, operación que serviría a Unicredit para alejarse del deteriorado mercado italiano.

FT  publicó en su momento que los planes italianos pasan por la compra de Commerzbank, que fusionaría con el también alemán Hypovereinsbank. “La operación tendría sentido para Alemania”, indicó al diario un asesor de Unicredit, “podría presentarse como la creación de un campeón alemán”. El ministro de Finanzas germano, Olaf Scholz, ha enfatizado la importancia de contar con bancos fuertes.

No ha trascendido nada sobre el contenido de las conversaciones entre Scholz y los representantes de estos bancos, algunas de las cuales se produjeron de forma paralela a las recientes negociaciones de fusión del Commerzbank con el Deutsche Bank, que finalmente fracasaron.

Desde el fracaso de estas negociaciones, en abril pasado, se ha discutido mucho sobre el futuro de las dos entidades, especialmente de la viabilidad del Commerzbank, que despierta interés entre competidores extranjeros.