El blockchain, el sistema que permite la transacción de activos virtuales, es difícil de hackear debido a la compleja pero eficiente estructura que tiene, por lo que ya se considera esta plataforma para diversas áreas como el envío de remesas, registros públicos, protección de datos, entre otros, informó 

Lo anterior lo señaló el director de Producto Regional de América Latina de HSBC, Luis Fernando Mendoza, quien explicó que el blockchain, o cadena de bloques, está integrado por miles de componentes que en su conjunto hacen segura una transacción y casi imposible de ser hackeada.

Sin embargo, es un modelo que todavía es muy incipiente, pero dada la seguridad y confianza que brinda, las instituciones financieras ya trabajan con las autoridades y con empresas de tecnología financiera (fintech) para ver la manera de usar este sistema de manera adecuada, comentó durante un taller para periodistas organizado en conjunto con la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), denominado “Lo que tienes que saber del Blockchain”.

Comentó que el blockchain elimina de forma eficiente a los intermediarios, lo que permite reducir costos en las operaciones; esto genera que el sistema se esté pensando para el envío de remesas, registros públicos, contratos inteligentes, pagos entre usuarios, propiedad intelectual, protección de datos, para prevenir lavado de dinero e incluso, distribución de electricidad.

Ejemplificó que en el mundo las remesas alcanzan los 600,000 millones de dólares al año, y de eso las remesadoras se quedan con 10% por hacer el envío, en tanto el blockchain podrá reducirlo a 2.0%, porque ya no se requeriría ese intermediario.

Dado el avance de la tecnología, el blockchain también está incorporando inteligencia artificial y al Internet de las Cosas, debido a que en un futuro todo estará interconectado, lo que generará que en los próximos cinco años haya un escenario abismal respecto a lo que hoy se conoce, argumentó.

Consideró que este sistema también es una alternativa para las empresas, sin embargo, todavía se requiere adecuar y conectar a todas las partes que participan en una operación comercial, desde el vendedor, el transportista, el que recibe la mercancía, si es el caso la aduana, los seguros, los abogados y el comprador.

Respecto al bitcoin, la primera moneda virtual que se comercializó bajo el esquema de blockchain, el experto destacó que todavía es muy incierto su futuro y es especulativa, debido a que no tiene ningún sustento como un banco central como sucede con las monedas o billetes que se usan de manera física.

Consideró que su uso dependerá en gran medida de la regulación que surja al respecto, debido a que hoy las transacciones que se hacen con este activo no pagan impuestos, además hay una alta volatilidad en el precio.