La captación de recursos por parte de las uniones de crédito se ha visto afectada en el contexto de la emergencia sanitaria que se vive actualmente. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a mayo pasado el saldo de los préstamos que reciben estas entidades cayó 11% respecto al mismo periodo del 2020.

El órgano regulador y supervisor del sistema financiero emitió el reporte del sector, compuesto por 82 entidades, a mayo donde indicó que el saldo de los préstamos bancarios, de socios y otros organismos se ubicó en 46,591 millones de pesos, una disminución anual real de 11 por ciento.

Las uniones de crédito fungen como intermediarios financieros no bancarios, con la intención de facilitar a sus socios el acceso al crédito y a la inversión en condiciones más favorables. Estas entidades, de acuerdo con el regulador, captan recursos exclusivamente de sus socios, así como de la banca múltiple, fondos de fomento y bancos de desarrollo.

En este contexto, los préstamos bancarios y de socios fueron los que presentaron una mayor disminución, pues los primeros registraron un saldo a mayo pasado de 11,596 millones de pesos, es decir una caída anual real de 17.6%; mientras que los segundos, arrojaron un saldo de 32,597 millones de pesos, lo que significó una disminución de 11.5 por ciento.

Contrario a estos dos indicadores, los préstamos de otros organismos presentaron un saldo de 2,401 millones de pesos, es decir, un crecimiento de 66.2% anual.

“Al cierre de mayo del 2021, el saldo de los pasivos totales fue de 48,332 mdp (millones de pesos), con una reducción anual real de 10.2 por ciento. Los préstamos bancarios, de socios y otros organismos, representaron 96.4% de los pasivos totales”, acotó la CNBV.

Se contrae crédito

En materia de financiamiento, el saldo de la cartera de crédito del sector se ubicó en 45,214 millones de pesos, a mayo,  una disminución de 8.1% respecto al mismo periodo del 2020.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx