El Banco de Inglaterra mantuvo el jueves sin cambios sus tasas de interés y dijo que el débil crecimiento al comienzo del 2018 probablemente sería sólo temporal, pero que desea ver un repunte de la actividad británica en los próximos meses antes de elevar los costos de endeudamiento.

En un fuerte contraste con las amplias expectativas de un alza de tasas de hace unas semanas, el BoE (por sus siglas en inglés) dijo que sus nueve miembros del comité de política monetaria votaron por 7 a favor y 2 en contra por dejar el tipo de referencia en 0.5 por ciento.

La decisión del banco central británico estuvo en línea con las últimas previsiones de un sondeo de Reuters entre economistas.