El banco Popular de China (PBOC, por su sigla en inglés) indicó este domingo que recortará a algunos bancos el monto de dinero que deben mantener como reserva para estimular el crédito a pequeñas empresas y alentar operaciones de swaps para aliviar la carga financiera de ciertas firmas.

La reducción de 50 puntos base en los índices de requerimientos de reserva, la tercera instaurada por el banco central este año, era esperada por los inversionistas, en medio de la preocupación sobre la liquidez del mercado y un potencial lastre en la economía derivado de las disputas comerciales con Estados Unidos.

La merma en los ratios de reserva requeridos (RRR) —actualmente de 16% para los bancos grandes y de 14% para los bancos más pequeños—entrará en vigencia el 5 de julio, refirió el PBOC en un comunicado.

El banco central dijo que la medida liberará unos 500,000 millones de yuanes (77,000 millones de dólares) de los cinco bancos estatales grandes del país y de 12 bancos comerciales conjuntos.

Los prestamistas serán alentados a utilizar el dinero para operaciones de intercambio de deuda por acciones, explicó el banco central.

Las autoridades chinas han estado presionando por más operaciones de este tipo desde fines del 2016, con el objetivo de aliviar a firmas sobreendeudadas.

Los principales bancos del Estado han logrado acuerdos con firmas también estatales para aligerar la carga de deuda y darles tiempo para mejorar su desempeño y panorama financiero.

Los recortes al RRR también liberarán unos 200,000 millones de yuanes en fondos para bancos medianos y pequeños, con el fin de incrementar el crédito a pequeñas empresas.

La inyección combinada de 700,000 millones de yuanes en liquidez al sector bancario superó las expectativas del mercado de unos 400,000 millones de yuanes, de acuerdo a Huatai Securities.

Por otra parte, se informó que los precios al consumidor de China posiblemente se mantendrán estables en la segunda mitad del año, según difundió la agencia de planificación estatal, aliviando los temores que se habían fortalecido en medio de la disputa comercial entre Beijing y Washington.