El número de clientes digitales de Banco Azteca ha crecido de forma importante en los últimos dos años y medio, y más recientemente por la contingencia sanitaria derivada de la pandemia de Covid-19.

Mientras el 2018 lo cerró con 3.3 millones de clientes digitales; en el 2019 la cifra ascendió a 7.7 millones, y el 2020 alcanzó 12 millones de 22 millones de usuarios que el banco tiene en total actualmente.

La aspiración para el 2021, de acuerdo con Juan Carlos Arroyo, director general de Grupo Elektra Digital, es que Banco Azteca cuente con 15 millones de clientes digitales, que representaría 60% del total.

En entrevista, comenta que recientemente ha habido una demanda muy importante por servicios digitales. “La contingencia vino a acelerar dos o tres años el cambio de hábito de los consumidores, y lo que vemos es un crecimiento que rebasa 160% las transacciones financieras o monetarias, en las que nuestros clientes mueven dinero”, dice.

Principales transacciones

De acuerdo con Juan Carlos Arroyo, la aplicación (App) de Banco Azteca cuenta con más de 80 funcionalidades, pero las que más ocupan los usuarios son: consulta de saldos y movimientos; mientras que en lo relacionado a movimiento de dinero: traspasos entre cuentas, envíos a otros bancos, pago de créditos y otros servicios; cobro de remesas, y compra de tiempo aire.

Asimismo, comenta que desde hace aproximadamente año y medio, desde la App del banco ya se permite la colocación de productos y hoy, por ejemplo, seis de cada 10 préstamos de nómina y cinco de cada 10 créditos personales, se gestionan y se entregan a través de la App.

Esperan repunte en los próximos tres años

El directivo de Grupo Elektra puntualiza que hoy una de cada tres transacciones de Banco Azteca se realiza desde la aplicación, pero la expectativa para los próximos dos o tres años, es que representen 70 por ciento.

“Hoy cinco de cada 10 préstamos personales o seis de cada 10 de nómina se realizan desde la App. En los próximos tres años estaríamos alcanzando niveles de 80%”, señala.

Crecimiento con Open Banking

Juan Carlos Arroyo destaca, sin embargo, que en dicho periodo, un crecimiento importante vendrá también a través de la alianza con terceros con la llamada banca abierta u open banking, que justamente Banco Azteca lanzó a inicios de diciembre pasado.

“En los próximos tres años, asumo que quizá 20% del negocio de Banco Azteca va a ser a través de las alianzas que estemos generando con terceros”, expresa.

Justo uno de los planes para este año, explica el directivo, es compartir las capacidades digitales a través del open banking.

“Nos va a permitir conectar con el ecosistema fintech, con todos aquellos jugadores, competidores y aliados que requieren servicios financieros digitales y que requieran que una institución financiera regulada como el banco, le preste estos servicios. Eso nos va a permitir acceder a segmentos en los que hoy no estamos, llegando al cliente con soluciones digitales que nosotros no necesariamente construimos”, detalla.

Otra parte que viene para este año, es dar un impulso fuerte al comercio electrónico a través de Elektra. “Será un despegue muy importante en la oferta de crédito ligada a nuestra oferta comercial de retail”.

Reconocimiento facial

Banco Azteca fue uno de los primeros en registrar la huella dactilar de sus usuarios. En el 2020, derivado de la contingencia, incorporó el reconocimiento facial para enrolar a sus clientes a los canales digitales.

Desde hace tres o cuatro años incorporamos la toma del rostro como un método de identificación de nuestros clientes en sucursal”, precisa. El directivo confía en que en el 2021 Banco Azteca se convierta en la banca digital más grande de las que operan en el país.

Crecimiento de clientes digitales

2018:

3.3 millones.

2019:

7.7 millones.

2020:

12 millones.

eduardo.juarez@eleconomista.mx