Mérida, Yuc. México carece de una banca de desarrollo que permita multiplicar el impacto de las exportaciones en el crecimiento de su economía, afirmó Jaime Serra Puche, presidente de SAI Consultores.

El también negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) afirmó que la banca de desarrollo se ha quedado atrasada frente al crecimiento del comercio exterior de México.

Ha habido un cambio dramático (en el comercio) y me temo que las instituciones financieras no han respondido , dijo en su participación en el XVII Congreso de Comercio Exterior Mexicano.

Un mayor crédito a las empresas mexicanas permitiría aumentar el contenido nacional en los productos exportados, lo que facilitaría, a su vez, diversificar las exportaciones cumpliendo con las reglas de origen de distintos tratados comerciales.

La banca de desarrollo tiene esquemas anticuados , agregó quien forma parte de los consejos de administración de las empresas Chiquita Brands International, Fondo México, Tenaris, Vitro y Grupo Modelo.

El bajo nivel de crédito vinculado a las exportaciones se da en un contexto en el que el los países del Grupo de los 20 prometieron destinar 250,000 millones de dólares para respaldar el comercio en la cumbre de Londres de abril del 2009, como una medida para reactivar la economía.

De 1993 al 2009, México logró un efecto multiplicador en su economía de sólo 1.8 veces, mientras que Brasil y Estados Unidos alcanzaron niveles de 2.3 y de 3.3 veces en sus respectivas economías.

Serra Puche explicó que el efecto multiplicador implica que, para el caso de México, por cada peso que crezcan sus exportaciones, su PIB aumentaría 3.3 pesos.

A su vez, Bruno Ferrari, director de ProMéxico, dijo que se requiere detectar la demanda externa de los productos mexicanos, lo que facilitaría el crédito, y que hace falta una mayor participación de la banca comercial en el financiamiento al comercio exterior.

rmorales@eleconomista.com.mx