El Banco de Pagos Internacionales (BIS por su sigla en inglés) reconoce la relevancia de que los bancos centrales emitan su propia moneda digital a la par del dinero en efectivo en un sistema dual que garantice seguridad y eficiencia.

Al divulgar uno de los capítulos que forman parte de su Informe Anual, consignaron que si el banco central opera el núcleo del sistema monetario digital, así como el de circulante, “se otorgará doble protección, una a los usuarios contra el uso indebido de datos personales y otra al sistema de pagos contra el blanqueo de capitales y los delitos financieros”.

Las monedas digitales de los bancos centrales podrían ser la espina dorsal de un nuevo sistema digital de pago ya que permitirían el acceso generalizado y establecerían normas rigurosas en materia de privacidad y gobernanza de datos”, refirió Benoit Coeure, Jefe del Innovation Hub del BIS.

El BIS, que ofrece funciones de banco central para todos los bancos centrales miembros, como Banco de México (Banxico), evidenció que 86% de un universo de 65 bancos centrales estaban experimentando los beneficios y los inconvenientes de explorar el manejo de monedas digitales en el segundo semestre del año 2020.

De acuerdo con una encuesta divulgada por el BIS en febrero, los últimos cuatro años, “la proporción de bancos centrales que han estado comprometidos activamente en alguna forma de experimento con monedas digitales propias se ha incrementado con rapidez”.

México acompañará reflexión

El Gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León habló del tema la semana pasada, durante la presentación del Reporte de Estabilidad Financiera. El banquero central mexicano subrayó que las autoridades monetarias del mundo están haciendo una revisión muy profunda sobre como proveer de la mejor manera posible las monedas digitales.

Y afirmó que “el Banco de México irá acompañando esta reflexión hacia adelante”.

Comentó que en términos de criptoactivos, hay una amplia gama y que han sido muy claros en la regulación “en mantener una sana distancia con el sistema financiero”.

Los criptoactivos están en su espacio y tenemos que ser cuidadosos de esa sana distancia entre los dos para evitar confusiones al consumidor”, aseveró.

Y para dejarlo más claro sostuvo que hasta ahora, las instituciones financieras no tienen permitido por ejemplo financiar posiciones apalancadas de criptoactivos, recibirlos como colateral o bien ofrecer de manera directa portafolios.

Latinoamérica avanza

En abril, el representante para las Américas del BIS, Alexandre Tombini explicó en entrevista que en la región de América Latina y el Caribe, están tres de las iniciativas más avanzadas para las emisiones de monedas digitales por parte de bancos centrales: en Bahamas con su Dollar Sand; Uruguay con su e-peso y en las islas orientales del Caribe, con su D-Cash.