La puesta en marcha de Sareb, la mayor inmobiliaria de Europa creada con los activos adjudicados por las entidades rescatadas, ralentizó muchos proyectos que terminaron en manos de los bancos. Sin embargo, no es el caso de las promociones diferenciadas, como viviendas de lujo situadas en el centro de Madrid.

La escasez de este tipo de inmuebles, junto con la demanda constante de grandes fortunas españolas e internacionales, es razón más que suficiente para que las grandes entidades financieras promuevan vivienda premium, a pesar del abultado stock de inmuebles terminados sin vender.

Durante el 2012, existió una tendencia clara: el comprador que proviene de urbanizaciones más descentralizadas hacia Madrid, demandando superficies de 250 a 300 metros cuadrados para instalarse en las zonas de lujo más céntricas , explica Ernesto Tarazona, director de Residencial y Suelo de Knight Frank.

Ejemplo de ello es el proyecto que BBVA a través de su inmobiliaria Anida. Decidió sacar al mercado un proyecto de 13 viviendas de lujo construidas en un antiguo palacete del siglo XIX en pleno barrio de Salamanca de Madrid.

Desde que comenzó la crisis, pocas fueron las empresas que desarrollaron nuevos proyectos o que implementaron una estrategia activa en la gestión de sus activos inmobiliarios; mientras que Anida, del grupo BBVA, tomó la delantera a sus competidores con Villanueva y otros proyectos , explica Jorge Pérez Curto, socio de la consultora inmobiliaria Colliers, que asesora a la filial del banco en esta promoción.

El edificio llegó a la cartera de BBVA en el 2009 procedente de la inmobiliaria Layetana. Tres años después, ha encargado al estudio de arquitectura Rafael Robledo la creación de 13 viviendas con todo tipo de nuevos equipamientos, pero que mantenga la estructura del edificio, de inspiración parisina. Son viviendas exteriores, de tres y cuatro dormitorios. La más pequeña tiene 244 metros cuadrados y cuesta 1.64 millones de euros; y la más grande consta de 330 metros cuadrados y su precio es de 2.4 millones , asegura el socio de Colliers.

Los precios de los pisos de Layetana oscilaban entre 2 y 4 millones de euros. El edificio cuenta con 50 plazas de garaje y un local comercial. Los vecinos podrán disfrutar de gimnasio y SPA en las zonas comunes.

El proceso de rehabilitación comenzó en abril y, a finales de octubre, se inició la comercialización de estas lujosas viviendas. Hasta la fecha, se han vendido seis unidades y hay dos pre reservas. Entre los compradores, todos usuarios finales no inversionistas, tenemos algún alto directivo de banca, un comprador londinense y empresarios .