BBVA vivirá hoy un hito en sus más de 160 años de historia. El banco lanza el despliegue de su nueva imagen corporativa, que conserva el color azul y evoluciona hacia un diseño más innovador. Casi 1,000 oficinas de BBVA en todo el mundo, 13% de la red, han amanecido con la nueva marca del banco, que también luce ya en las principales sedes corporativas en España, México, Estados Unidos y Perú.

El pasado fin de semana, el banco finalizó además el cambio de marca en todos los soportes digitales del grupo. La página web corporativa y todas las aplicaciones móviles tendrán el logo con la nueva tipografía. Tras año y medio de trabajo interno y después de hacer casi 5,000 encuestas a clientes y no clientes, la entidad anunció a finales de abril que prescindiría de las designaciones locales que conservaba en sus principales filiales heredadas de las distintas compras y alianzas alcanzadas en su expansión internacional.

Las filiales perderán los apellidos con los que han operado hasta ahora en México (Bancomer), Estados Unidos (Compass), Argentina (Francés) y Perú (Continental). "En los sondeos que hicimos se detectó que el consumidor bancario relacionaba BBVA con soportes digitales y las marcas heredadas, como Bancomer o Francés, más con la banca tradicional. Y, lo más importante, el cambio hacia una única marca no generaba rechazo, ni en los clientes y ni en los no clientes", explica Carlos Pérez Beruete, responsable global de ventas digitales y márketing de BBVA.

Días sin logo

El cambio de marca en cualquier empresa es muy laborioso, ya que se tiene que contar con los permisos oportunos en cada una de las geografías y obliga a movilizar mucha logística. De hecho, algunas sedes corporativas han estado días sin las insignias de BBVA. "Se quería esperar a este lunes para que el nuevo logo luciera al mismo tiempo en las principales sedes", explica Pérez Beruete.

El banco ha optado por cambiar primero la marca en aquellas sucursales con mayor afluencia de clientes. En España, 150 oficinas ya estarán identificadas con el nuevo logo.

En México, por ejemplo, el despliegue va algo más avanzado: 200 sucursales ya tienen la nueva marca unificada y acaba con el apellido de Bancomer.

El grupo prevé desplegar el nuevo logo durante los próximos seis u ocho meses en el resto de la red. "El objetivo es que se pueda ver la nueva marca en todas las oficinas en el primer trimetre del 2020", anticipa Pérez Beruete. El banco tiene 7,844 sucursales repartidas por el mundo, sobre todo en España y México, mercados en los que concentra 58% de la red.

BBVA no será la marca única en Turquía, el tercer mercado más importante para el grupo (genera casi 10% del beneficio atribuido). Pérez Beruete admite que el público general turco no reconoce la identidad del banco y que Garanti, del que controla casi 50%, tiene más fuerza en el mercado.

La fuerza de Garanti

"BBVA se conoce en Turquía por el antiguo patrocinio de la Liga de fútbol, pero no mucho más. Esperamos que haya un trasvase de los atributos con los que se relaciona a Garanti,que tiene mucho peso en el mercado turco, hacia BBVA", explica el responsable global de ventas digitales y márketing de BBVA.

En Turquía, de hecho, Garanti se antepone a BBVA en el nombre comercial: será Garanti BBVA. Otra de las filiales que conservará la designación local será la de Venezuela. BBVA opera allí con la marca BBVA Provincial, que no cambiará por la difícil situación económica y política que vive el país latinoamericano desde haces meses.

El diseño de la nueva tipografía de BBVA supone una inversión millonaria por el cambio de los rótulos de oficinas, sedes y material corporativo, aunque desde la entidad prefieren no cuantificarlo.