Alta Grupo es un conglomerado de empresas que durante varios años arrojó rendimientos considerables debido a su peculiar manera de operar, sobre todo en sus esquemas de inversión, donde ofrecía hasta 16% de rendimiento anual; sin embargo, en la actualidad se encuentra en un estado de insolvencia que ha impactado fuertemente en sus operaciones.

Prueba de ello es que de haber tenido su corporativo en las Lomas de Chapultepec, en una de las tres Torres Esmeraldas junto a empresas como ICA, la agencia de noticias Reuters e Invex Banco, hoy su centro de operación es una bodega situada en la colonia Guerrero, cerca del barrio bravo de Tepito.Hoy sus vecinos ya no son esas grandes firmas.

Desde que presentó problemas de insolvencia, lo que generó incumplimiento con los inversionistas que apostaron por sus esquemas sui géneris, Alta Grupo ha cambiado la dirección de su corporativo continuamente, un síntoma de las dificultades por las que atraviesa la organización.

A partir del segundo semestre del año, su corporativo ubicado en las Lomas de Chapultepec se mudó a la Torre Mural, localizada en Insurgentes Sur número 1,605 en la Colonia San José Insurgentes, delegación Benito Juárez. Meses después, el grupo anunció un nuevo cambio de sus oficinas y ahora atenderían a sus inversionistas en avenida Santa Fe, número 495, piso 16 oficina 1603, en la colonia Cruz Manca, en Cuajimalpa.

Hace algunos días, Alta Grupo informó de un nuevo cambio de oficinas: ahora el consorcio, encabezado por Salvador Abascal y Luis López Panadero, operaría en una bodega ubicada en calzada General Ignacio Zaragoza número 280 colonia Guerrero, Delegación Cuauhtémoc, según documentos en poder de este medio.

De acuerdo con afectados por el incumplimiento de Alta Grupo, en esta bodega es donde se encuentran alojadas las cabinas telefónicas que el consorcio ofrecía a los inversionistas con la promesa de que éstas generarían un rendimiento de hasta 16%, una vez instaladas y operadas por el conglomerado.

Alta Grupo maneja varias empresas, entre las que destacan las tiendas de conveniencia Mambo, Automatización de Servicios Productivos (enfocada a la telefonía pública) y la sociedad financiera popular (sofipo) Alta Servicios Financieros, la única que es supervisada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores(CNBV).

A principios de noviembre, Alta Grupo presentó una propuesta, para que en un lapso no mayor a cinco años, las personas que invirtieron sus recursos en las tiendas Mambo y Automatización de Servicios Productivos recuperaran sus recursos, gracias a la fusión de la sofipo con Finamigo (que ya es un hecho), así como por la venta de las sucursales de Mambo.

Además, López Panadero y Abascal, asesorados por la firma Zimma Corporate Finance, prometieron que dentro del esquema de telefonía pública, el grupo desarrollaría una aplicación de nombre Cashin, enfocada al pago de servicios públicos mediante un teléfono inteligente, lo que generaría recursos para cumplir con parte de sus compromisos con sus acreedores (o inversionistas), que ascienden a 4,269 millones de pesos.

Durante la última quincena, más de 500 nuevos clientes han activado la aplicación, generando los primeros resultados que están siendo reportados esta semana , explicó el grupo hace tan sólo algunos días.

Esto es parte de la estrategia que el grupo prometió a los inversionistas afectados y que han acudido a la Procuraduría Federal del Consumidor a interponer su queja contra el consorcio; sin embargo, han sido rechazados por esta dependencia debido a que desconoce la ubicación del corporativo.