Alta Grupo ha cambiado en diversas ocasiones los argumentos de por qué ha incumplido con el pago de rendimientos, así como de la devolución inicial de capital, a las personas que decidieron invertir en el esquema de telefonía de este conglomerado y que ofrecía rendimientos de hasta 16 por ciento.

El consorcio pedía un monto mínimo de inversión de 76,000 pesos con una rentabilidad de hasta 16 por ciento. Los teléfonos que conforman la red son propiedad del inversionista, Alta se hace cargo de todos los aspectos relacionados con la operación , se informaba en folletos publicitarios.

Desde febrero pasado, cuando se comenzó a dar el incumplimiento, la empresa que encabezan Salvador Abascal y Luis López Panadero, envió documentos a los afectados explicándoles que la falta de pago de rendimientos, y la negación a la devolución inicial de capital, se debía a condiciones meteorológicas y a factores estacionales que habían impactado en la operación del esquema de telefonía.

Pese a los esfuerzos de recuperación les compartimos que los resultados se están alcanzando con una ligera lentitud debido a factores propios de la estación como son las condiciones climáticas y el descenso de actividades por las vacaciones escolares , afirmaba en un documento fechado en agosto de este año.

Ahí se refiere a otros comunicados que se enviaron anteriores a dicho boletín, donde se informaba que en el esquema de telefonía se lanzarían nuevos productos y, además, se entraría a nuevos mercados (Puebla).

Asimismo, en ese momento el texto indicaba que la inyección prometida para recapitalizar a la empresa se encontraba de acuerdo con los tiempos previstos.

De acuerdo con los afectados, luego de ese comunicado todo se oscureció, pues gente de Alta Grupo dijo que la inyección de capital, por parte de un inversionista privado y que podría ascender hasta 300 millones de dólares, tendría que esperar, pues había complicaciones.

Thania Barbosa (encargada de Relaciones Públicas de Alta Grupo) me dijo que no había llegado la inyección porque al inversionista le fallaron en la colocación del dinero, ya que había usado una moneda virtual , comentó una persona afectada que pidió no ser mencionada.

Además, en septiembre el Grupo continuó con el envío de boletines informativos a los afectados pero ya con otra versión que planteaba supuestamente tres alternativas: la primera, que el inversionista que inyectaría 300 millones de dólares tenía una prórroga de 30 días para ejecutar la inyección; la segunda, enfocada a nuevas alianzas con jugadores estratégicos; y la tercera, contratar los servicios de un banquero de inversión, cuyo mandato sería el de atraer capital para invertir en el grupo lo antes posible.

Cada una de estas tres alternativas cuenta con sus beneficios, pero definitivamente todas representan oportunidades que estamos decididos a aprovechar porque este momento que vivimos y las decisiones que tomemos juntos son trascendentales , se informa en un documento con fecha de 3 de septiembre firmado por Salvador Abascal y Luis López Panadero.

Recientemente, cuando este medio develó el incumplimiento, Alta Grupo informó por medio de un comunicado que la causa principal de no pagar es el impacto que las reformas estructurales han causado en su esquema de telefonía.

En los últimos años, la industria de telecomunicaciones ha enfrentado importantes cambios, derivados de las reformas estructurales, que obligaron a la división de telefonía de Alta Grupo a tomar medidas drásticas para adaptarse a un mundo desafiante , explica un comunicado enviado por el consorcio fechado el 13 de octubre del 2015.

El nuevo argumento

Las últimas noticias que se tienen de este incumplimiento, y posible fraude, es que son más 2,800 afectados debido a una pérdida de capital por 4,500 millones de pesos, según defraudados que han acudido a reuniones con Luis López Panadero y Salvador Abascal.

Según los afectados, el grupo prometió entregar Certificados de Participación Ordinaria, con los cuales los inversionistas se convertirían en accionistas de la empresa y obligan al consorcio a devolver el adeudo en un plazo no mayor a cinco años, cuando este grupo comience a generar nuevamente utilidades.

Ahora resulta que tenemos que entender, que somos una especie de socios del Grupo , finaliza un afectado con una risa irónica y afirma que prevé un largo recorrido para la recuperación de sus recursos.