El acuerdo de reducir las comisiones de las administradoras de fondos para el retiro (Afores) a estándares internacionales de 0.70% es positivo para el ahorro pensionario de los trabajadores, pero también implica que las afores se enfoquen no sólo en generar ingresos por comisiones, comentaron expertos.

“Las afores se van a tener que aplicar más a generar sus ingresos mediante la administración de los activos, porque es muy cómodo tener sólo ingresos por comisión como lo vemos con los bancos”, dijo Federico Rubli Kaiser, experto en pensiones y miembro del despacho MAAT Asesores.

Con este acuerdo, las afores deberán mejorar la manera en que diversifican sus inversiones y obtener utilidades a partir de una buena administración de activos. “Qué bueno que tomaron esa decisión, y esperemos que sea un compromiso bien establecido entre las afores y el gobierno”, expuso.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), al cierre de julio de este año, los ingresos que percibieron las afores por el cobro de comisiones fueron por 20,021.7 millones de pesos, un crecimiento de 24.7%, respecto del mismo mes del 2018.

En dicho periodo, los costos de operación de las afores fueron por 8,213.4 millones de pesos, un aumento anual de 6.6%, con lo que las utilidades de operación del mercado fueron de 11,808.3 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 5.6%, respecto a lo que tuvo en julio del año anterior.

Gerardo López, experto en pensiones de la Universidad Panamericana, detalló que, entre mejores resultados den las afores en rendimientos, mayores serán sus ingresos. Para ello, aclaró que es necesario que se les dé un mayor margen de maniobra a las afores en sus inversiones, es decir, que no tengan una excesiva regulación.

“Lo importante de este acuerdo es que vamos poder tener proyecciones de las comisiones en el mediano plazo, lo cual permite no solo calcular los beneficios del trabajador, sino también qué tanto le conviene a una afore seguir con el negocio”.

El Acuerdo de la Junta de Gobierno de la Consar, por el que dicta políticas y criterios en materia de comisiones, establece que el próximo diciembre, cuando las afores presenten sus propuestas de comisión para el 2020 al regulador, también deberán presentar proyecciones de las comisiones que cobrarían en el 2021, el 2022, el 2023 y el 2024.

Se debe cuidar competencia

Para Enrique Díaz-Infante, director del Programa de Sector Financiero y Seguridad Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), con dicho acuerdo se debe procurar que se mantenga una sana competencia en el mercado para que, en el mediano plazo, el número de participantes no se reduzca.

“Es una buena noticia el que se busque seguir reduciendo las comisiones, pero siempre y cuando no vaya a afectar la estructura de jugadores y que más afores se vayan saliendo del mercado. Todavía el año pasado eran 11 afores, hoy son 10, pero en el 2008 llegaron a ser 20”, indicó.

Detalló que, al momento de evaluar las comisiones, el regulador también debe considerar el segmento de la población que atiende cada afore. Por ejemplo, Coppel y Azteca administran cuentas de trabajadores con ingresos inconsistentes o que tienen cierta intermitencia entre el sector formal e informal; mientras que afores como CitiBanamex o XXI Banorte registran cuentas de trabajadores con ingresos constantes y altos.

Comisión vs rendimiento

“Entonces, una de las cosas que se tienen que considerar es qué tanto las afores dependen de los ingresos que perciben de las comisiones y qué tanto de los rendimientos, y si reducir las comisiones tendría el mismo impacto en XXI Banorte y Citibanamex que en Coppel o Azteca”, aclaró.

Díaz-Infante consideró que, si el acuerdo de reducir comisiones no prevalece en el largo plazo, lo que podría pasar es que las afores más pequeñas se fusionen o se salgan del mercado, y que con las que queden se forme un oligopolio, y a su vez puedan establecer comisiones que no favorezcan al ahorro del trabajador.

Al respecto, Rubli Kaiser coincidió en que podría existir una reducción en el número de participantes en el mercado de las afores. No obstante, se deberá más por ser un negocio de gran escala que por temas de comisiones.

“En el mediano plazo pueden quedar en cinco o máximo seis afores sin que eso implique que no sea un mercado competitivo. Por la característica de gran escala que tiene este mercado pueden funcionar perfectamente con cinco afores como en otros países de Latinoamérica”.

Carlos Noriega, jefe de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, sostuvo que, si bien no todas las afores reportaron utilidades el año pasado y probablemente tampoco lo hagan para este año, será por cuestiones diferentes a que si se reducen las comisiones.

“Estamos seguros de que esta medida (reducir comisiones) de ninguna manera apunta a que alguna de las afores tenga que salirse del mercado. Creo que todas están hechas para adelante y buscando su beneficio individual, pero también alineado con los intereses del trabajador”.