La adquisición de primas por seguro para automóviles crecerá, entre el 2019 y el 2023, hasta 3.8% en México, de acuerdo con la reaseguradora Swiss Re.

De acuerdo con el reporte La Brecha de Protección Automotor en Latinoamérica, la reaseguradora estimó que en los siguientes años se impulse la compra de vehículos —los cuales vienen con una póliza de seguro—, así como la demanda del seguro para autos.

“El seguro para automóviles sigue siendo el mayor ramo dentro del rubro de daños y accidentes en la región”, refirió. En el 2017, en México el total de las primas de esta cobertura fue de 5,300 millones de dólares, lo que representó 50.8% del rubro de daños y accidentes.

En este sentido, refirió que en los próximos años puede ser que el ritmo de crecimiento de las primas para automóviles sea superior a la tasa del Producto Interno Bruto, ya que “la propiedad de vehículos y la penetración del seguro todavía se encuentran muy por debajo del punto de saturación”.

En México, si bien el seguro de automóviles es un mercado grande, sólo tres de cada 10 coches del parque vehicular cuentan con una cobertura, aun cuando en algunas zonas el seguro de responsabilidad civil es obligatorio para transitar.

Brecha de protección

El reporte muestra que en México la brecha de protección actual del seguro de automóviles es de 12,500 millones de dólares, apenas por debajo de Brasil, la economía de América Latina con la mayor brecha, estimada en 51,000 millones de dólares.

La brecha de protección se refiere a la diferencia entre la cobertura de seguros que es económicamente necesaria para la sociedad y la cantidad de dicha cobertura que sí ha sido adquirida.

“La brecha de protección del seguro de automotor no es sólo el resultado de una falta de demanda. Las imperfecciones regulatorias y de la oferta también contribuyen a que las tasas de compra sean bajas. Éstas pueden dar lugar a conductores que no están asegurados; asegurados pero con algunos riesgos no cubiertos —sólo con responsabilidad civil ante terceros, sin cobertura para riesgos propios—, y asegurados pero con restricciones, como límites insuficientes, franquicias elevadas, sublímites o exclusiones”, detalló.

Tecnología, la clave

El estudio refiere que un punto clave para el aumento en la adquisición de pólizas serán las tecnologías disruptivas, las cuales jugarán un papel fundamental no sólo para el seguro, sino también para la venta de vehículos.

“Antes, la estimación de la demanda de propiedad de vehículos se basaba en una relación relativamente estable con los niveles de ingresos del usuario, pero la aparición del mercado de uso compartido de vehículos y otros modos de movilidad puede repercutir en esta relación”, explicó.

Además, la aparición de vehículos autónomos, así como las tecnologías de asistencia a la conducción y servicios en línea son otros puntos que beneficiarán al seguro para automóviles, ya que incrementan la seguridad del vehículo y reducen la frecuencia de accidentes o errores.

En este sentido, acotó que hacia adelante podría haber una mayor demanda por parte de proveedores de servicios de movilidad, como Uber, DiDi, Cabify, entre otros, para asegurar los viajes que hacen sus conductores y a sus usuarios.

“En Latinoamérica, la transición hacia la movilidad inteligente no ha sido particularmente fluida, ya que los gobiernos todavía están tratando de determinar cómo regular a estos nuevos actores. Aunque la movilidad conectada crece rápidamente en la región y es probable que siga haciéndolo, el sector sólo está regulado a nivel nacional en Brasil y México”, concluyó.

[email protected]