Durante su intervención en la 30 Convención de Aseguradores, Sofía Belmar, presidenta de la AMIS, mencionó que dentro del sector se han establecido diversas estrategias, derivado de los efectos que trajo la pandemia. Destacó cinco prioridades que tienen como fin contribuir a que más personas cuenten con la protección de un seguro y así crear una sociedad más resiliente.

La primera tiene que ver con impulsar la inclusión de la educación financiera; la segunda, se refiere al acceso a servicios de salud, ya que con la saturación de los hospitales se demostró la fragilidad de los sistemas de salud en todo el mundo.

“En el sector asegurador, preocupados por promover un mayor acceso a estos servicios, compartimos la visión sobre la necesidad de contar con indicadores de calidad, protocolos médicos y mayor transparencia en los costos de los servicios de salud privados, lo cual contribuirá a la sustentabilidad y complementariedad público-privada de la salud, así como a brindar acceso a un número mucho mayor de habitantes”, enfatizó Belmar.

La tercera prioridad se refiere a la resiliencia ante los desastres, en este sentido mencionó que actualmente la AMIS ha trabajado con las autoridades para desarrollar diversas propuestas en el sector. La cuarta y quinta tienen que ver con la protección a las víctimas de accidentes viales y la protección económica para el retiro, respectivamente.

“Estas cinco prioridades contribuyen a los objetivos señalados en el Plan Nacional de Desarrollo y a la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible para construir un país con bienestar mitigando y reduciendo la desigualdad económica y la exclusión social”, añadió.

Industria mantiene solidez

Pese a que la pandemia se ubica como la segunda catástrofe más costosa para el sector asegurador, la también directora general de Metlife México comentó que la industria de seguros mantiene su solidez.

“El sector asegurador ha demostrado su solidez, manteniendo un excedente en la cobertura de reservas técnicas de 16% y 3.3 veces el capital que se requiere por ley, lo cual garantiza el cumplimiento de todos nuestros compromisos con los asegurados”, comentó durante su intervención.

Belmar Berumen destacó que el sector es el tercer inversionista institucional más importante del país, con inversiones por 1.43 billones de pesos, lo que representa 5.4% del PIB; “60% de las mismas están en bonos gubernamentales que apalancan proyectos productivos del Estado”.

Respecto a las sumas aseguradas, Belmar mencionó que representan 12 veces el PIB.

“Refrendamos hoy nuestro compromiso con el país, con la protección financiera de las familias mexicanas, con la penetración de los servicios financieros, con la generación de empleos formales y con inversiones en sectores estratégicos de la economía nacional”.

jose.ortiz@eleconomista.mx