El movimiento #YoSoy132 pidió al Gobierno del Distrito Federal desistirse de las acusaciones en contra de jóvenes detenidos por los hechos ocurridos el sábado pasado en la ciudad de México, y que cubra el costo de los daños ocasionados por los abusos policiales registrados.

En igual sentido se pronunció el joven Uriel Sandoval Díaz, quien hoy fue dado de alta del Hospital General, luego que recibió atención por la pérdida de un ojo durante los hechos.

En rueda de prensa, representantes legales de la agrupación indicaron que varios integrantes del movimiento permanecen en la cárcel señalados como "líderes de la revuelta" y pidieron a las autoridades desistirse de las acusaciones.

Además, exhortaron a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) para que investigue las incidencias y en su caso se castigue a los responsables de los desmanes registrados en varias calles de la capital del país, durante la ceremonia de cambio de gobierno federal.

En tanto, Sandoval Díaz dijo, a su salida del nosocomio, que la pérdida de un ojo no detendrá su lucha, y que los 69 consignados deben obtener su liberación pues -consideró- se les acusa de manera injustificada, ya que se manifestaban para exigir igualdad.

Su abogada, Abigaíl Escalante, informó a su vez que presentó ante la Procuraduría General de la República (PGR) una denuncia penal contra la Policía Federal, por tentativa de homicidio y abuso de autoridad.

mac