El menor Kevin Gael, acudía a una estancia infantil en Ciudad Nezahualcóyotl. Al cambiar las reglas del Programa de Estancias Infantiles para apoyar a madres trabajadoras, su mamá lo tuvo que sacar de la estancia y pedirle a sus abuelas lo cuidaran.

Un día sufrió un accidente en la casa de una de ellas y tuvieron que llevarlo de emergencia al hospital, pero como ya no tenía el seguro vivieron horas de desesperación porque no tenían acceso a los servicios médicos para hacer frente a esa situación.

—¿Cómo se llama su nieto?

—Mi nieto se llama Kevin Gael Piña Moreno, que es el que estaba en la estancia y otro que sigue en el kínder.

—¿Cómo se llama la estancia a la que acudía?

—Juan Jacobo Rousseau, está en el municipio de Nezahualcóyotl.

—¿Qué fue lo que le dijeron en la guardería cuando tuvo que sacar al niño?

—Que esto se acababa porque ya no iba a haber apoyo. Nos dijo que la gente que quisiera que el niño siguiera tendría que pagar una cuota, de las cuales mucha gente desistimos porque no se puede.

—¿Antes cuánto pagaba y cuánto tenían que pagar ahora?

—Antes pagábamos 200 pesos y ahora teníamos que pagar como 500 pesos.

—¿Y qué pasó con el niño?

—Mi hijo estaba censado para las becas. La maestra me dijo que no salió en las listas. Mi hija paga lo que es la colegiatura del kínder del grandecito y la estancia del niño pequeño que ya no pudo ir.

—¿Y qué pasó con el niño? ¿Quién lo cuida?

—De por sí se privaba. El niño se cayó en la casa de su otra abuela. No fue dentro de la estancia. Pero a lo mejor sí fue porque no está en un lugar donde el niño pueda estar atendido o vigilado. El niño se cayó y tuvo que intervenir la ambulancia. Tuvimos un relajo porque no tenía seguro.

Por esa situación tampoco me lo querían recibir en el (Seguro) Popular. Mi hija tiene el Seguro Popular pero sólo tenía registrado al niño mayor y como el chiquito no lo tenía detectado y la computadora botaba que el niño no estaba registrado porque tenía seguro, pero era el de la escuela que se canceló al ya no ir a la estancia. Fuimos al IMSS, pero nos dijeron que el niño estaba dado de baja. Entonces se nos complicó.

—¿Qué le dice al presidente?

—Que nos apoye, porque habla de quitarlas y darle el apoyo a las mamás, pero ni una cosa ni otra. Que tome en cuenta que hay mucha gente con necesidad. Definitivamente es una decisión pésima, mala.