Con el asesinato del periodista Mario Gómez Sánchez, ocurrido en Chiapas el pasado sábado, la violencia contra la prensa se extendió al sur del país, lo que coincide con la expansión de las organizaciones del crimen organizado, señaló Balbina Flores, representante en México de Reporteros sin Fronteras (RSF).

“Esto lo que nos está indicando es que los grupos de la delincuencia, el crimen organizado constantemente se están moviendo hacia zonas donde no aparecían y ante esto, impacta en los ciudadanos, pero unos (de los) que mayor impacto tienen son los medios y los periodistas”, dijo en entrevista.

Gómez Sánchez, corresponsal de El Heraldo de Chiapas, en el municipio de Yajalón, fue asesinado por dos sujetos, que abordo de una motocicleta le dispararon en las inmediaciones de su domicilio.

De acuerdo con Artículo 19, en junio del 2016, el periodista denunció en la Fiscalía de Chiapas amenazas en su contra supuestamente de un legislador.

“Con el asesinato de Mario Gómez se vuelve a repetir una historia lamentable para la prensa en México, en la que los periodistas han sido asesinados a sabiendas que antes del homicidio había amenazas en contra”, reprochó Balbina Flores.

En lo que va del año, RSF ha contabilizado el asesinato de ocho periodistas. Durante la administración de Enrique Peña Nieto, se han registrado 46 homicidios, muy cerca de los reportados en la administración de Felipe Calderón, que fueron 54.

En el 2018, han ocurrido crímenes contra la prensa en éstados donde la incidencia, en comparación con otras zonas del país, era menor o inexistente: Juan Carlos Huerta, en Tabasco (15 de mayo); José Guadalupe Chan Dzib y Rubén Pat, en Quintana Roo (29 de junio y 24 de julio, ambos periodistas del Semanario Playa News) y ahora Mario Gómez Sánchez, en Chiapas.

Balbina Flores detalló que de acuerdo con testimonios de personal de El Heraldo de Chiapas, desde hace ocho años Gómez Sánchez se desempeñaba como corresponsal en Yajalón, cubriendo principalmente información general, aunque el aumento de la criminalidad en el municipio lo obligó a informar de la inseguridad.

“Últimamente había estado reporteando sobre hechos de violencia en ese municipio y en los últimos meses la situación de inseguridad se ha incrementado, ésa era una situación que a él le preocupaba y que estaba cubriendo de alguna manera”, detalló.

La representante en México de RSF lamentó que la circunstancia de violencia contra la prensa se mantuvo en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, esto a pesar de la creación del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras y Periodistas.

Lo ideal sería, mencionó, que con la creación de este mecanismo obviamente los asesinatos disminuyeran, no ha ocurrido así tal cual en 100%, aunque sí sabemos que el mecanismo ha logrado salvar la vida de varios periodistas y defensores, sino, la cifra que ahora tenemos sería más alta.

politica@eleconomista.mx