La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó que la violencia contra la mujer es una pandemia dentro de otra pandemia, ya que la epidemia del Covid-19 provocó paralelamente el aumento de los casos de violencia de género.

“Tal como dice la Organización de las Naciones Unidas, la violencia de género es una pandemia, una pandemia dentro de otra pandemia, así pues, el aumento de los casos de violencia por motivo de género es una de las tantas consecuencias sociológicas que también trajo la pandemia”, afirmó la titular de la Segob.

Al participar a través de video conferencia en la primera reunión del Grupo Interinstitucional de la Estrategia Nacional de Protección Integral para las Mujeres, Niñas, Niños, Adolescentes y Adultas Mayores (GIEV), Sánchez Cordero dijo que este año es diferente porque estamos viviendo una nueva normalidad, “de la cual tenemos que desterrar de una vez por todas las violencias de género”.

“Estamos viviendo una época muy complicada, una crisis de salud y una crisis económica como en muchas décadas –yo diría– inclusive en muchísimos años no habíamos vivido”, admitió la funcionaria.

Sánchez Cordero destacó que la violencia de género constituye una violación a los derechos humanos que históricamente está arraigada en la sociedad, “porque es parte de una cultura tolerada y reproducida a través de prejuicios, estereotipos, actitudes machistas, de un sistema patriarcal que genera una brecha de desigualdad cada vez mayor”.

Mencionó que durante la pandemia es más apremiante la necesidad de garantizar el respeto a los derechos de las mujeres, por lo que sigue siendo una tarea pendiente del Estado mexicano.

“En muchos casos la violencia de género aparece revestida de la cotidianidad (…) conforme va siendo tolerada y va siendo aceptada, y puede llegar desgraciadamente a su expresión más perversa que es el feminicidio. Un delito que causa un daño severo a la sociedad y que debe ser erradicado por completo”, reconoció la secretaria de Gobernación.

Puntualizó que los funcionarios del gobierno federal deben ser empáticos, sensibles, eficaces para proyectar y ejecutar las políticas públicas de calidad que mejoren la vida de todas las mujeres y también subsecuentemente en el futuro para las nuevas generaciones.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg