La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) busca que se genere en el país un sistema de información oficial que recopile mediciones de seguridad alimentaria, considere aspectos de temporalidad, metodologías aplicadas y dimensiones del problema.

En el Diagnóstico integral de la problemática alimentaria en México , la Dirección General de Análisis y Prospectiva de la Sedesol explica que para llevar a cabo las metas en contra del hambre se necesita un indicador.

El documento, cuya copia posee El Economista, detalla que es necesario que la nueva administración, encabezada por Rosario Robles, defina a la población potencial común a todos los programas alimentarios.

Con ello se busca minimizar los errores de exclusión de la población a programas sociales e incorporar a las personas con carencia a la alimentación e ingresos menores a la Línea de Bienestar Mínimo, todo esto clasificado por nivel de marginación.

La Dirección de Análisis y Prospectiva adelanta que en la administración pública federal se identifican 15 programas que atienden la problemática alimentaria operados por ocho dependencias, la mayoría por la Sedesol y el DIF.

La dependencia, expone, maneja cuatro programas que ayudan a la población en materia de alimentación: Oportunidades, Apoyo Alimentario, Abasto Social de Leche y el Programa de Abasto Rural.

Se recomienda la revisión de la factibilidad y pertinencia de los programas sin evidencia de su impacto en el bienestar de la población, que no presentan complementariedades o que presenten duplicidad con otros programas , precisa el documento entregado a la titular de la Secretaría.

Dicha dependencia ha comenzado con las labores de análisis para llevar a cabo la Cruzada Nacional Contra el Hambre, objetivo del presidente Enrique Peña Nieto.

Aunque aún no se precisa qué institución llevaría a cabo el indicador en materia alimentaria, se espera que sea el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) el que lo desarrolle.

En la actualidad, el Coneval se encarga de hacer las mediciones de pobreza en el país y una de las carencias que evalúa es la de acceso a la alimentación.

Datos del Coneval destacan que en el 2010 (última medición de la pobreza) había 4 millones 294,642 hogares y 21 millones 204,441 personas en pobreza alimentaria.

[email protected]