A partir del próximo 5 de diciembre entrará en funciones la nueva administración en la Ciudad de México, encabezada por Claudia Sheinbaum, y con ello el Instituto de las Mujeres (Inmujeres) de la capital se convertirá en la Secretaría de las Mujeres, con Gabriela Rodríguez Ramírez como titular.

Entrevistada por El Economista, Gabriela Rodríguez quien es psicóloga educativa por la Universidad Nacional Autónoma de México y antropóloga social por la Escuela Nacional de Antropología e Historia, dijo que entre los objetivos prioritarios de la nueva dependencia están bajar los índices de violencia de género al igual que disminuir las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres.

Para ello, Gabriela Rodríguez  aseguró que se integran a la Secretaría de las Mujeres servicios que pertenecían a otras dependencias,  como son los centros de Atención a la Violencia Familiar ubicados en la Secretaría de Desarrollo Social y dos centros de Justicia pertenecientes a la Procuraduría General de Justicia capitalina, así como la creación de un Centro de Justicia en Tlalpan.

“Es necesario integrar todos los servicios para que no estén fragmentados, esa fragmentación no ayuda al descenso de la violencia porque no está la secretaría controlando todo el proceso de una mujer que sufre violencia”.

Por otra parte, enfatizó que el fortalecimiento a la procuración y acceso a la justicia será esencial para el descenso de la violencia de género.

“No ha habido acceso a la justicia, muchos feminicidios la procuraduría los clasifica como suicidio u homicidio y los agresores reciben una sanción de homicidio, las leyes están bien pero no se cumplen”.

Asimismo, expresó que con esta transición de instituto a secretaría no se busca quitar de sus funciones a los trabajadores de Inmujeres CDMX.

Aseguró que casi 80% del personal se va a quedar y sólo habrá nuevos nombramientos, sobre todo de alto nivel. “La idea no es correr a toda la gente y poner nuevos, sino que estamos valorando y nos vamos a tardar un poco más, pero que toda la gente que lleve una buena trayectoria no hay por qué quitarla”.