El año pasado, en medio de la pandemia del Covid-19, la población afiliada a las instituciones públicas de salud registró una disminución de 14.4% respecto al 2018, mientras que el gasto de bolsillo en salud aumentó en 40%, indicó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

De acuerdo con el análisis, con datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, el año pasado había 87.4 millones de mexicanos afiliados a alguna institución pública de salud, lo que resultó menor a los 102 millones de mexicanos que se encontraban afiliados en el 2018.

“Las personas que no se autorreportaron afiliadas a ningún subsistema de salud pasaron de 22.4 a 38.8 millones de personas, lo que representa a 30.6% de la población”, señaló el CIEP.

En contraste, el gasto de bolsillo en salud, a nivel nacional, aumentó de 2,358 a 3,299 pesos trimestrales en el 2020.

A detalle, se observó que pese a contar con afiliación a alguna institución, este gasto incrementó, en donde los que están afiliados a Pemex registraron un incremento de 85.3% en comparación con hace dos años.

El gasto de bolsillo en salud es aquel relacionado con los recursos que las familias destinan, a través de gastos directos, a solventar los distintos requerimientos de la atención de salud, una vez satisfechas sus necesidades alimentarias.

“La importancia de un gasto público en salud adecuado propicia un gasto de bolsillo menor para las personas”, destacó el CIEP.

Disminuye población usuaria

De acuerdo con el CIEP, la población usuaria del sistema público de salud disminuyó en 8.5 millones de personas en dos años, mientras que 57.5% de los usuarios se atendieron en el sistema privado.

Por deciles, se observa que es en el Decil X, el de mayores ingresos, en donde hubo un mayor uso del sistema de salud privado, con 53% de los usuarios, mientras que en el IMSS se atendieron 20% de los usuarios de mayores ingresos.

En el otro extremo, en el primer decil, donde están las familias de menores recursos, 31% se atendió en el sector privado, mientras que 25% en Centros de Salud de la Secretaría de Salud y 20% en farmacias.

Por último, el CIEP detalló que aumentó la cifra de personas que no buscaron atención en médica a pesar de que presentaron problemas  de salud. Las “principales barreras fueron que se automedicó, no era necesario y la falta de dinero”, indicó.

politica@eleconomista.mx