Durante una sesión pública de varias horas, donde se analizaron las impugnaciones interpuestas contra las resoluciones del INE en relación al registro como partido político nacional de diversas agrupaciones, los magistrados del Tribunal Electoral Federal dieron su aval a Fuerza Social por México, al Partido Encuentro Solidario (PES) y a Redes Sociales Progresistas.

Mientras que rechazaron el registro a Grupo Social Promotor por México, antes Nueva Alianza.

En el caso de Fuerza Social por México, del líder sindical de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) y senador suplente de Morena, Pedro Haces, se consideró que el INE no demostró plenamente las infracciones electorales en materia de fiscalización, ni argumentó de manera suficiente las supuestas intervenciones sindicales en su proceso de creación como partido.

En contraparte, con cinco votos a favor de los siete magistrados del pleno, se negó el registro como partido político nacional a Grupo Social Promotor por México, al argumentar el involucramiento de integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en el procedimiento para obtener el registro.

Durante su intervención, y al votar en contra del proyecto, el magistrado Reyes Rodríguez señaló que 10,563 agremiados del SNTE participaron en el proceso para que la organización obtuviera su registro, mientras que otros 1,127 fungieron como presidentes, secretarios o delegados y auxiliares en Grupo Social Promotor por México.

Además de que estos mismos realizaron aportaciones por 5 millones 303,000 pesos, por lo que 56% de los recursos obtenidos por esta agrupación fueron de los sindicalizados.

El TEPJF también confirmó la resolución del INE sobre otorgar el registro al Partido Encuentro Solidario (PES), impugnado por el PAN al señalar una intervención de ministros de culto en la organización política.

Sobre Redes Sociales Progresistas, agrupación ligada a la exlíder magisterial Elba Esther Gordillo, se revocó la decisión del INE, quien había negado la creación del órgano político debido a que se comprobó la participación, de nueva cuenta, de integrantes del SNTE, además de la entrega de dádivas durante algunas asambleas.

Los magistrados consideraron que para negar el registro se debe corroborar que existe una logística y estructura por parte del sindicato al interior de la organización.

maritza.perez@eleconomista.mx