En los últimos 10 años, el gobierno federal tiene registros oficiales de tres eventos de fuga de reos de penales federales. Sin embargo, no se tienen datos de sanciones a personal penitenciario por esos hechos.

De acuerdo con el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), el 26 de mayo del 2011 se registró la fuga del Centro Federal de Readaptación Social número 6 “Sureste”, ubicado en Tabasco, de Federico Álvarez Ávila, sentenciado a 40 años por homicidio y secuestro.

Derivado de ello se vinculó con el escape al entonces director del centro penitenciario y 14 custodios más.

En el 2013, un tribunal absolvió al exdirector del penal de la responsabilidad por la fuga de Álvarez Ávila; éste último sobre quien no hay reportes de su recaptura.

La segunda fuga se registró en el 2014, en el Centro Federal de Readaptación Social número 9 “Norte”, ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua, de acuerdo con la información proporcionada por el Órgano Administrativo Desconcentrado, en respuesta a la solicitud de información con folio 3670000021020, realizada por El Economista.

El 20 de junio del 2014, la Secretaría de Gobernación emitió un comunicado en el que indica que como “resultado de trabajos de inteligencia”, elementos de la Policía Federal habían logrado de la detención del último de los cinco reos que se habían escapado.

La tercera fuga registrada es la de Joaquín el Chapo Guzmán, quien huyó del Centro Federal de Readaptación Social número 1 del “Altiplano”, ubicado en Almoloya de Juárez, en el Estado de México, el 11 de julio del 2015.

En la solicitud de información realizada se pidió al OADPRS precisara las sanciones contra funcionarios de los penales por las fugas, ante lo cual se indicó que no había registros.

“Al respecto se informa que, los Centros Penitenciarios Federales donde se suscitaron los eventos que nos ocupan (fugas), informaron que, de la búsqueda exhaustiva que se realizó en los expedientes que integran el archivo de dichos establecimientos penitenciarios, se tiene conocimiento de que no consta evidencia documental de remoción de personas servidoras públicas por parte de algún Titular de Prevención y Readaptación Social en Funciones, presuntamente relacionadas con las fugas que nos ocupan”, se precisó.

Sobre los presos fugados, el órgano añadió que “todas las personas privadas de la libertad involucrados en las fugas citadas en la respuesta anterior, han sido abatidos y/o reaprehendidos y reingresados a Centros Penitenciarios Federales”.

hector.molina@eleconomista.mx