En conferencia matutina, Andrés Manuel López Obrador dio a conocer los resultados de la consulta que se llevó a cabo los días 23 y 24 de febrero en Morelos, Puebla y Tlaxcala acerca del futuro de la termodinámica de La Huexca, ubicada en Yecapixtla, Morelos. El Presidente de México comunicó que el 59.5% de los votos estuvieron a favor de la operación del proyecto y 40.1% en contra.

El proyecto contempla la construcción de un gasoducto, un acueducto y una termoeléctrica, que según informó López Obrador, ya está construida pero no operaba. Aseguró que es una parte de todas las obras inconclusas de los gobiernos anteriores y que cada año se pierden 4,000 millones de pesos por el abandono de esta planta de energía eléctrica.

A la pregunta: “¿está usted de acuerdo que inicie la operación del proyecto integral Morelos y la termoeléctrica de Huexca de la CFE?”, contestó el 59.5% votaron por el sí, y 40.1% por el no.

“Se pudo llevar a cabo esta consulta, es un buen ejercicio democrático, en un ambiente de mucha polarización, porque como hemos visto, se impuso esta obra desde el gobierno anterior sin consulta, se facetaron comunidades, incluso hubo represión y se creó todo un movimiento contrario a la termoeléctrica y al gasoducto, pero teníamos que enfrentar este asunto. Se trata de una planta terminada con una inversión de alrededor de 25,000 millones de pesos que no podíamos permitir que se convirtiera en chatarra”, destacó.

“No es una planta de empresarios extranjeros, es una planta de la Comisión Federal de Electricidad. Al operar esta planta permitirá alumbrar, dar energía eléctrica a todo el estado de Morelos; si no se echa a andar esta planta, tendríamos que comprar la energía eléctrica a precios elevadísimos, pagando subsidios”, añadió.

El Presidente comunicó que la termoeléctrica estará operando este mismo año, por lo que convocará a nuevas reuniones que actúen conforme los marcos de la leyes operativas, ambientales y sociales.

El ejercicio participativo mediante el cual éste proyecto se pondrá en marcha, implicó la colocación de 147 casillas para que los ciudadanos participaran con su voto. Fueron colocadas en 36 municipios distintos de Morelos, 15 de Puebla y 9 de Tlaxcala; esta distribución relacionada con las zonas en las que impactaría el proyecto.

Acerca de la quema de boletas y disturbios que se registraron en Morelos, principalmente, provocados por opositores a la operación de la planta, el Presidente de la República consideró que, “hubo provocación, se quiso impedir la consulta, yo haga un llamado a todos para que cuando tengamos diferencias se resuelvan con el método democrático, eso es lo mejor, por eso estoy satisfecho, porque esto es mandar obedeciendo, que sea la gente la que decida, que sean los ciudadanos los que decidan, no tratar de imponer, no ir a bloquear las casillas o a querer tomar las casillas, quemar las urnas. Eso no”, comentó.

Acompañado por la subsecretaria de Participación de la Secretaría de Gobernación, Diana Álvarez Maury, y el delegado federal en Morelos, Hugo Éric Flores Cervantes, el presidente López Obrador dijo que en Morelos 24,783 personas (57.4%) votaron por el sí a la operación de la termoeléctrica y 18,270 personas (42.3%) en contra.

En Puebla 4,087 personas (54.1%) votaron en favor de la operación de la termoeléctrica, y 3,425 (45.3%) en contra, mientras que en Tlaxcala 33,174 personas (59.5%) sufragaron por el sí, y 22,355 personas (40.1%) por el no.

La subsecretaria Álvarez Maury reconoció que se presentaron incidentes, “pero estuvieron muy localizados, y tuvimos el apoyo del gobierno de Morelos, de Tlaxcala y de Puebla, para satisfacer los derechos ciudadanos”.

[email protected]