El proyecto de la Supervía, que conectará la zona de Santa Fe con el Periférico, fue avalada por el Instituto de Ingeniería de la UNAM, aseveró Alfredo Hernández, director general de obras concesionadas del Distrito Federal.

Durante un recorrido por la obra, el funcionario local mencionó que los expertos se reúnen cada semana con los encargados de la obra para verificar los trabajos, los cuales afirma traerán más beneficios que costos.

Detalló que la Supervía con una inversión público-privada de 6,000 millones de pesos, tiene un avance del 75% y estará lista a finales de diciembre.

Afirmó que al término de ésta se reducirá hasta en un 50% el tiempo de traslado de los automovilistas.

El gobierno capitalino prevé que diariamente 80,000 de dueños de vehículos y 120,000 usuarios de transporte público viajarán diariamente por la Supervía.

MÁS OBRAS, MENOS ÁRBOLES

En más de cinco años, la Secretaría del Medio Ambiente local (SMA) solo ha restituido 66, 127 árboles de los más de 175,000 que tiene que plantar como medida de compensación en materia de impacto ambiental, por las 16 obras que se construyen o ya concluyeron durante la presente administración, lo anterior lo informó su titular, Martha Delgado Peralta.

La Secretaria local reconoció que antes de concluir la administración, este 5 de diciembre, la meta propuesta no será cumplida, por lo que ya será el siguiente Gobierno el que complemente la cifra de árboles sustituidos.

Y aunque no se cumplió con el objetivo, Delgado Peralta presumió que esta sustitución de árboles es histórica en el país, ya que por cada derribo, la actual administración plantará 7.2.

Para los proyectos viales de las autopistas urbanas Sur, Norte y Poniente, así como para la Línea 12 del Metro se solicitó la aportación económica al Fondo Ambiental Público (FAP) de 207 millones 500,000 pesos de los cuales ha ingresado más del 50% , es decir 123 millones 520, 178 pesos.

Estas aportaciones dijo, permitieron trabajos de reforestación, restauración ecológica y dotación de infraestructura en las Áreas de Valor Ambiental del Bosque de Chapultepec, la Barranca de Tarango y el Bosque de San Juan de Aragón, así como la restitución de arboles en las vialidades como Avenida Luis Cabrera, Constituyentes y Revolución, entre otras.