La cifra de muertos por la explosión ocurrida el viernes pasado en un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo aumentó a 89, informó este lunes el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela.

En conferencia de prensa matutina junto con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario dijo que 51 personas continuaban hospitalizadas y reciben atención en diferentes hospitales capitalinos,  dos personas -menores de edad- fueron trasladadas a un hospital especializado en atención a quemados en Galveston, Texas, y una más permanece en un nosocomio en el estado de Hidalgo.

El secretario de Salud federal, Jorge Alcocer, informó que una persona de 18 años, con quemaduras serias, fue trasladada anoche a un hospital de especialidad en Texas, Estados Unidos.

Alcocer Varela explicó que durante las últimas horas y hasta las cinco de la mañana de hoy, cuatro personas más fallecieron en hospitales debido a las graves quemaduras en la mayor parte del cuerpo.

“Los pacientes hospitalizados, de 58 en principio que nos habíamos quedado ayer, se ajustaron por dos, que fueron enviados a Galveston, y un ajuste también derivado del censo de Hidalgo, y que queda en 55.

“De 55, menos los cuatro ya mencionados, estamos atendiendo 51, que es el compromiso de seguir dando la mejor atención, indudablemente de un nivel que no podemos dejar hacia abajo y que desde nuestro punto de vista todavía tienen algunos de ellos posibilidades de salvar su vida, lo cual es, desde luego, nuestra primera y única encomienda”, mencionó el funcionario.

La explosión se produjo el viernes mientras una multitud recolectaba combustible de una fuga en el ducto Tula-Tuxpan, a pocos kilómetros de una importante refinería.

La tarde del domingo el gobierno estatal informó que el proceso de identificación de los cuerpos puede llevar días, semanas o hasta meses.

(Con información de Reuters y Notimex)

[email protected]

erp