Los periodistas de la revista Contralínea, Érika Ramírez y David Cilia, reportados como desaparecidos desde el martes 27 de abril, luego de una emboscada por parte del grupo paramilitar, se encuentran con vida ocultos a la orilla de la carretera de la zona de San Juan Copala, según reportan miembros de esta publicación.

David Venegas y Noé Bautista, dos activistas sobrevivientes de este ataque, lograron salir del cerco el jueves por la mañana para dar parte a la autoridades sobre la situación y ubicación de sus compañeros, así como difundir un video en el que aparecen los cuatro jóvenes. En la cinta aparece David Cilia, fotógrafo de este medio de comunicación, expresando que tiene un balazo en la pierna y otro en el tobillo derecho. Por su parte, Érika dice encontrarse bien, sin herida alguna y que si algo le ocurre será culpa de las autoridades por no buscarlos y rescatarlos a tiempo.

Por otra parte, durante una marcha realizada del Hemiciclo a Juárez a las instalaciones de la PGR en el DF, en protesta por la falta de respuesta de las autoridades en torno de este caso, el señor Mario Ramírez exigió a la policía federal entrar a esta zona cercada por paramilitares, para rescatar a su hija, Érika Ramírez y a su compañero de trabajo.

El presidente del Senado, Carlos Navarrete (PRD), informó que promoverá ante el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el titular de la PGR, Arturo Chávez, el envío de un comando de inteligencia para rescatar a los periodistas y a las personas que se encuentran desaparecidas, luego de las emboscadas.

politica@eleconomista.com.mx