Alrededor de 14% de los 35 millones 617,724 viviendas en México estaba desocupado al terminar el 2010, para sumar un total de 4 millones 997,806 hogares sin nadie que los habite, mientras que 2 millones 12,350 son utilizados de manera temporal (5.6% del total).

Morelos es el estado que presenta el más bajo porcentaje de inhabitabilidad de hogares con 28%, mientras que Guerrero, Hidalgo y Nayarit le siguen con 26, 25 y 24%, respectivamente, según un estudio de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

La mayoría de hogares que se encuentran deshabitados corresponde a casas para gente con mayor poder adquisitivo, según Luis García Chowell, del Instituto Mexicano del Cemento y el Concreto.

En algún momento se construyeron muchas casas de clase media alta o casas de lujo. La gente con mayor poder adquisitivo ya tiene resuelta su vivienda, por lo que las personas orientadas a ese nicho ya tienen donde vivir y con las incertidumbres económicas y políticas estas personas no les invierten o no las ocupan , manifestó.

Debido a esto, la industria constructora y el gobierno han impulsado la construcción de casas de interés social puesto que, cada vez más, está en demanda el otorgamiento de créditos a familias que sobreviven con uno o dos salarios mínimos.

Los estados que cuentan con mayores parques habitacionales son el de México, donde hay 4 millones 494,751 casas (17% de ellas deshabitadas), Distrito Federal con 2 millones 744,441 (11% del total sin habitar), Veracruz con 2 millones 429,620 hogares (17% sin moradores) y 2 millones 316,087 de Jalisco, con 21% del total desocupado.

Entre las 32 entidades de la República, Quintana Roo fue el estado que aumentó en mayor medida las viviendas habitadas a una tasa de 5.6% anual desde el 2000, al pasar de 213,327 viviendas ocupadas a 476,386 en el 2010; en el mismo lapso, el Distrito Federal dejó de habitar casas en 1.4% cada año.

CAUTELA

De acuerdo con el experto, cada vez menos personas se arriesgan a endeudarse por 10 o 15 años a causa de la incertidumbre e inestabilidad laboral, lo que ha generado que las casas de alto valor se vayan quedando sin posibles compradores.

Francisco Chávez Martínez, analista senior de BBVA Bancomer, dijo que antes de la crisis financiera del 2009, la construcción residencial de ingresos medios sufrió un freno importante por lo que se quedó mucho inventario sin vender en los estados de la República. Eso explica que los desarrolladores de viviendas para turistas o baby boomers se quedaron sobreinventariados , finalizó.

[email protected]