La Secretaría de Educación Pública (SEP) determinó suspender clases en la Ciudad de México para salvaguardar la salud de los alumnos ante la escasez de agua por el mantenimiento del Sistema Cutzamala, del 31 de octubre al 3 de noviembre.

La SEP argumentó que la solicitud fue a petición de la comunidad escolar y de los alcaldes.

La suspensión de clases será en las escuelas públicas de educación básica, el próximo miércoles 31 de octubre y el jueves 1 de noviembre.

Tampoco habrá clases el próximo 2 de noviembre, por ser día inhábil, de acuerdo con el calendario escolar 2018 -2019.

En el caso de las escuelas particulares, cada una de ellas decidirá la suspensión de clases según sus necesidades y la posibilidad de garantizar el agua para su estudiantado, la plantilla docente y sus trabajadores en general.

“La decisión se tomó a solicitud de la propia comunidad escolar, de los alcaldes y para salvaguardar la salud de los propios estudiantes ante la posibilidad de la escasez de agua en esos días y que afectará a la Ciudad de México”, menciona el comunicado de la SEP.

La autoridad educativa federal de la Ciudad de México administra 4,300 escuelas públicas, con un total de 1 millón 300,000 alumnos de educación básica —inicial, preescolar, primaria, secundaria y especial.

El pasado 15 de octubre, la Comisión Nacional del Agua, al reunirse con la Secretaría de Educación Pública, había determinado que no se suspendían las clases los días previos al corte de agua ni durante ello y que se abastecerían cisternas y tinacos, atendiendo de manera emergente casos específicos, por ejemplo, aquellas escuelas con fallas de almacenamiento. Pero ahora ya no será así, pues se suspenderán las actividades escolares en los primeros días del corte del líquido.

Finalmente, la secretaría invitó a los colegios e instituciones privados a que se sumen a la suspensión de clases.