Las circunstancias económicas que atraviesa México y el clamor social para disminuir el financiamiento público a los partidos vuelve necesario un ajuste a las prerrogativas que reciben las distintas fuerzas políticas, coincidieron exconsejeros del Instituto Federal Electoral (IFE).

María Marván Laborde destacó en entrevista que el costo de las campañas y la operación de los partidos en nuestro país es realmente impresionante y consideró que los institutos políticos sí podrían aprender a vivir con menos .

Tendrían que aprender a darles menos dádivas a sus clientelas, incentivar la participación política no con dinero o con regalos por delante, inclusive podrían llegar a convertirse en mejores partidos si tuvieran un menor acceso a dinero y se centraran realmente en un proyecto de educación cívica y de proselitismo, para convencer a la ciudadanía a participar en política y de las ideas y ofertas de determinado partido , dijo.

Sin embargo, para disminuir los recursos públicos destinados a financiar a los partidos no es suficiente con la manifestación de voluntad política, sino con la modificación a la Constitución, donde se establece la fórmula de asignación de los mismos, advirtió en tanto Germán Pérez Fernández.

El exfuncionario electoral consideró que sería un procedimiento largo y eventualmente tortuoso, con respecto a cuánto se les podría rebajar a los partidos y si sería en gastos ordinarios o también para campañas políticas.

En tanto, Jacqueline Peschard enfatizó la importancia de que los partidos reciban financiamiento público como una medida de equidad en la contienda, además de evitar las filtración de dinero ilícito dentro de las campañas .

Sobre las propuestas que han surgido para disminuir los recursos a las distintas fuerzas políticas, expresó que en una situación de crisis, como la que vivimos hoy sí debería haber una modificación en las prerrogativas .

El problema, puntualizó, es que tiene que ser una modificación legal, porque los partidos están recibiendo lo que la ley les garantiza, entonces prosiguió por lo pronto lo único que podría hacerse es un gesto de los partidos de decir: ‘Vamos a recortarnos un poco’.

Marván Laborde afirmó que es políticamente correcto hablar de la disminución de las prerrogativas para que, siendo serios en el siguiente periodo de sesiones se demuestre la voluntad política y se comience a trabajar en la reforma en la materia.

Si no hay voluntad política, simplemente van a hacer otra vez un discurso agradable, que lejos de ganar simpatía a los partidos, incrementa el rechazo que hay de la ciudadanía y esto es algo que debería preocupar profundamente a los partidos , opinó.

Mientras que Germán Pérez Fernández llamó a que no se hagan tampoco los demagogos, que quieran quedar bien con la opinión pública ya que una modificación legal en este sentido no es fácil de concretarse.

Sobre la austeridad en el INE

El programa de austeridad anunciado por los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) fue un buen gesto, solamente eso , admitió el ex consejero presidente del IFE y director general de Integralia, Luis Carlos Ugalde.

Entrevistado por El Economista, Ugalde precisó que las medidas de austeridad presentadas, si bien no resuelven el problema, están en sintonía con la situación nacional, además de que, aseveró, el verdadero tema está en el financiamiento público que reciben los partidos, el cual consideró se debería reducir. Se necesitan reconsiderar los aumentos en los topes de financiamiento privado , arguyó.

Sostuvo que de acuerdo con estimaciones de la consultora que dirige, por cada peso de financiamiento público que entra a los partidos, existen tres más que son encumbrados por debajo del agua .

No hay forma de fiscalizar esos recursos, pues existen situaciones, por ejemplo, en que líderes de ciertas organizaciones entregan dinero en efectivo, no hay forma , añadió.

Ugalde explicó que la propuesta realizada el pasado domingo por parte del gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, de retirar el financiamiento público a partidos en años no electorales, es inviable, debido a que las organizaciones políticas tienen que realizar actividades relevantes para la vida democrática del país.

Ante el cuestionamiento sobre el presupuesto utilizado por el INE, el ex consejero añadió que el financiamiento, tanto para el instituto central como para los organismos electorales locales ha ido en aumento, pues dijo, del 2009 al 2015 el instituto electoral federal aumentó su presupuesto en más de 28%, misma tendencia que siguieron los organismos electorales locales, los cuales a pesar de que se redujeron sus funciones aún siguen aumentando su presupuesto.

Agregó que el INE actualmente podría reducir su presupuesto en 10% y no afectaría su funcionamiento. Estimó que el voto electrónico podría bajar el costo del mismo sufragio; sin embargo, esta medida se podría adoptar en una década , esto debido a que la democracia en el país tiene una arraigada crisis de credibilidad.