Mientras México se enfrenta a debates fundamentales en diversas áreas, la falta de una visión estratégica exhibe que los tomadores de decisiones no están preparados ni han mostrado una disposición para avanzar, opinó Luis Rubio, director del Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC) y socio investigador del Instituto México del Centro Woodrow Wilson.

El analista publicó para el think tank estadounidense que sin una visión estratégica, el país será incapaz de confrontar los obstáculos que impiden avanzar en materia educativa, democrática, de seguridad y finanzas públicas.

El analista del Centro Woodrow Wilson detalló que uno de los retos a vencer es la consolidación de la democracia. Ello, ante un sistema que, en su opinión, es disfuncional, en el cual no hay límites claros entre los poderes Ejecutivo y Legislativo. No hay pesos y contrapesos, no hay reglas claras .

Rubio enfatizó el tema de las policías, las cuales desde 1968 aprendieron una lección equivocada, centrada en la represión, lo que ha impedido el desarrollo de un cuerpo moderno, respetuoso de los derechos humanos y la ciudadanía.

Destacó, por otro lado, el sistema de justicia, que innumerables leyes son aprobadas para apaciguar a diversos grupos, pero no solucionan el problema.

Otro obstáculo para Luis Rubio es la corrupción e impunidad.

Elecciones en EU

Debido a las próximas elecciones en Estados Unidos, la relación bilateral se encuentra en un momento crucial; sin embargo, para el especialista, no hay un plan para definir el nexo.

En la lista de obstáculos, Rubio destacó también el problema de la educación. Durante décadas el desarrollo del capital humano ha quedado relegado, agregó el director del CIDAC.

Sobre las finanzas públicas, el investigador asociado del Centro Woodrow Wilson advirtió que el modelo de gasto financiado por impuestos de los ciudadanos cautivos y la deuda creciente están creando una crisis.

Los retos a los que nos enfrentamos son enormes y, claramente, no pueden ser resueltos durante la noche , concluye el experto.

ana.langner@eleconomista.mx