El pleno del Senado aprobó en lo general y en lo particular la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con 78 votos a favor, cuatro en contra y 30 abstenciones, los senadores avalaron este plan que se remitirá al Ejecutivo Federal.

En este documento se establece que la misión primordial de la estrategia de seguridad del actual gobierno es devolver la tranquilidad a los mexicanos y que se requiere de una interdependencia sin precedentes entre todas las fuerzas de seguridad nacionales y de la misma sociedad.

De esta manera, el gobierno federal se coordinará con los gobiernos estatales, municipales y de la capital del país de una manera más estrecha para focalizar los esfuerzos del combate a los delitos que más aquejan a los mexicanos en aquellas zonas de mayor delincuencia.

Las autoridades federales pretenden orientar así la seguridad hacia una disminución real y sostenida en los delitos del fuero federal y común, más allá de generar políticas de efímeras soluciones.