El Senado solicitó a la Procuraduría Social de Atención a Víctimas del Delito (Províctima) un padrón de huérfanos por violencia en el país desde que el presidente Felipe Calderón inició su estrategia de seguridad en diciembre del 2006.

El pleno consideró que este registro es un instrumento indispensable para la planeación de estrategias de prevención social y solidaridad con los afectados, encaminadas a contribuir en el desarrollo integral de quienes perdieron a sus progenitores.

El Senado solicitó a Províctima que el padrón sea elaborado considerando diciembre del 2006, en el entendido de que la violencia está presente desde mucho antes .

Además, por unanimidad, PRI, PAN, PRD, PT, PVEM y Movimiento Ciudadano solicitaron al presidente Felipe Calderón que destine una partida presupuestal especial para atender a todos los huérfanos del país, sobre todo a los menores de edad, independientemente de la causa por la que se encuentren en esa situación.

Propusieron al Ejecutivo federal el diseño de programas de protección, ayuda psicológica y acceso a la salud que garanticen su entrada y permanencia en todos los niveles de educación con apoyos económicos y acciones de corte social.

Pidieron a Calderón que considere en la política de seguridad un área de atención a las víctimas de los actos delictivos, incluyendo la reparación de los daños a las personas que experimentan la lamentable pérdida de alguno o varios de los integrantes de su familia por violencia.

También que tome en cuenta a los huérfanos por crímenes tanto de la delincuencia organizada como de la común, lo que implica una extensión a los casos de pérdida por violencia intrafamiliar.

El senador Luis Walton Aburto, de Movimiento Ciudadano, promotor del punto del acuerdo, dijo que, según fuentes periodísticas, existen entre 50,000 y 60,000 huérfanos que ha dejado esta guerra contra el narco; sin embargo, se trata de especulaciones, de aproximaciones y nada en concreto .

Enfatizó que es un asunto muy delicado que debe ser atendido con urgencia, ya que la violencia en el país ha incrementado el número de menores en esta situación.

Agregó que, sin estar formalmente en guerra civil, México tiene más de 5,000 desapariciones forzadas y más de 60,000 muertes violentas, y en 95% de ellas no existe averiguación previa .

jmonroy@eleconomista.com.mx