El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, aseguró que desde la víspera se puso en marcha un operativo para reducir al máximo posible el ingreso de vehículos luego de las manifestaciones que iniciaron transportistas contra el alza en el precio de combustibles.

El funcionario reconoció que entiende las razones para manifestarse con una marcha hacia la Ciudad de México pero que no tienen por qué afectar a los ciudadanos , y señaló que corresponde a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes la solución a sus demandas.

En entrevista afirmó que los transportistas tienen el propósito de bloquear vialidades en la capital del país, por lo que la administración local trata de persuadirlos de que se reúnan con las autoridades correspondientes para dialogar.

Ebrard Casaubon dijo que la ciudad no tiene por qué pagar los platos rotos de esto y que desde el jueves lleva a cabo trabajo de convencimiento para que las partes dialoguen.

Aseguró que sin esta labor de persuasión, desde ayer ya estaría tomada la ciudad , y que durante este viernes estará pendiente de que no ingrese una gran cantidad de vehículos que afectarán las vialidades.

MIF