El gobierno actual planea romper la actual estructura del sistema regulatorio de salud con el objetivo de que el Consejo de Salubridad General (CSG) pase a formar parte del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y, por otro lado, desaparecer la Comisión Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que todas sus áreas pasen a las filas de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud que encabeza Hugo López-Gatell.

Adicionalmente, como parte del nuevo plan estaría la desaparición de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) cuyo rol es fundamental para intermediar en desacuerdos y conflictos de pacientes con médicos y prestadores de servicios de salud.

Juan Ferrer, el designado director del (Insabi), informó en una reunión entre autoridades la intención del actual gobierno de hacer cambios estructurales dentro del sistema de salud. Entre ellos, está pasar el Consejo de Salubridad General (CSG) a la sombra del mismo Insabi recién constituido y el cual funciona bajo las reglas del desaparecido Seguro Popular. Esto, conforme fuentes que estuvieron presentes en esa reunión.

El anuncio se hizo el pasado 27 de julio en una reunión del Gabinete de Salud encabezada por el secretario Jorge Alcocer, donde Juan Ferrer manifestó que esos reacomodos institucionales ya tenían respaldo de la Presidencia. En dicha reunión -que se realiza todos los lunes a las 9 de la mañana- participaron el director general del IMSS, Zoé Robledo; el titular del ISSSTE, Juan Antonio González; el subsecretario López-Gatell; la abogada de la SS, Maricela Lecuona; el secretario del CSG, José Santos Preciado; y el coordinador de asesores Marcos Cantero.

Ahí mismo, Ferrer -quien llevó la batuta de la reunión- tras informarlo como si fuera un anuncio oficial, ordenó que convocaran a reunión en la sala Soberón a los directores generales de la Subsecretaría que se está desmantelando -la que encabezaba Asa Cristina Laurell-, porque el Insabi se llevará la Dirección General de Planeación y Desarrollo en Salud (DGPLADES) y el Centro Nacional de Excelencia Tecnología en Salud (CENETEC).

Precisó que el Consejo debía pasar al Insabi, Cofepris debía irse a la Subsecretaría que lleva López-Gatell y que la Conamed no servía para nada y tendrá que cerrarse.

Citaron al titular de Cofepris, José Novelo, quien aceptó que él se va a donde le digan.

El CSG es la máxima autoridad en salud del país, incluso por encima de la Secretaría de Salud, cuyo mandato está preservado en la Constitución y autonomía de cualquier dependencia administrativa de las secretarías de Estado.

Gobernadores piden retomar el papel del Consejo

En este marco, cabe recordar que los gobernadores panistas han propuesto que se respete el papel del Consejo de Salubridad y se reestructure su reglamento interior, porque no ha podido cumplir su función constituyente y se requiere su posicionamiento.

Especialistas del sector consultados comentaron que dado el grado constitucional del CSG, no es posible que pase a un órgano desconcentrado como es el Insabi; “en términos legales simplemente sería una aberración”.

Dentro de las acciones más vitales del Consejo actualmente está la conformación del Compendio de medicamentos (recién actualizada) y otorga certificados a los hospitales privados. De hecho, fue el CSG el que impulsó y generó el convenio entre hospitales privados y gobierno, y apoyó la creación junto con Funsalud de la plataforma para que la Asociación Nacional de Hospitales Privados (ANHP) y el Consorcio Hospitalario se pudieran vincular, lo cual ha sido un factor importante para que el sistema público hospitalario no colapsara por la pandemia.

Es el órgano rector de salud más antiguo, lleva un siglo de existencia, y conforme el artículo 73 de la Constitución, en su composición están siete secretarios de Estado: Hacienda; Comunicaciones y Transportes; Medio Ambiente; Trabajo; los directores del IMSS, del ISSSTE; la Academia Nacional de Medicina; y la Academia Mexicana de Cirugía, e inclusive los representantes del sector privado, incluidos Canacintra, Canifarma y el Consejo Coordinador Empresarial, que participan como invitados sin voz ni voto.

Como órgano colegiado, las decisiones que se toman en el seno del CSG son de obligatoriedad constitucional. El actual secretario Jorge Alcocer debía ser la cabeza en las decisiones en la pandemia, pero le cedió ese lugar al subsecretario Hugo López-Gatell, cuando inicialmente la decisión del CSG fue que sería únicamente el vocero, y se le terminó permitiendo en convertirse en estratega.

EL Consejo determinó inicialmente en marzo que el Covid-19 era una enfermedad y declaró la emergencia, y exhortó a los sectores a aplicar todas las medidas de sana distancia y demás, y autorizó la reconversión hospitalaria. Al CSG le tocaba igualmente determinar cómo hacer la desreconversión, sin embargo en el Diario Oficial se publicó esta semana un comunicado donde se informa que dicho paso será por acuerdo de la Secretaría de Salud.

[email protected]