El representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, señaló que la falta de justicia es una forma de revictimización.

“Las víctimas merecen el reconocimiento como tales, pero más aún merecen ser reconocidas como titulares de derechos, no son acciones de caridad a lo que tienen derecho... la reparación funcional como tal debe primero partir de la identificación y el reconocimiento del hecho revictimizante”, enfatizó Jan Jarab en el marco del Seminario Internacional sobre Reparación Integral.

A las víctimas, añadió, se les deben considerar como personas a las cuales se debe proveer medidas de restitución, satisfacción y garantías aledañas a los derechos que, incluso, cualquier individuo puede acceder.

“Tenemos que precisar que la asignación de una adecuada reparación debe distinguirse también de la asignación de ciertos servicios básicos a lo que, de por sí, toda persona tiene derecho”.

El representante de Naciones Unidas reiteró que la reparación del daño a las víctimas tiene un efecto en paralelo de dar credibilidad a las instituciones, y “que es muy importante en México”.

En tanto, el titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín del Rincón, llamó a que, en el marco de los cambios que se presentan en el país, se genere una reconciliación con las víctimas.

Destacó la importancia de poner en el centro de la discusión a las víctimas de delitos en México y evitar su revictimización.

“Los derechos de las víctimas son irrenunciables. El Estado no debe cejar en sus esfuerzos para que todas las víctimas alcancen justicia, verdad y reparación integral. Ellas, ustedes (las víctimas) son el norte ético que debemos seguir si en verdad queremos transformar a nuestra nación”.