Al encabezar la misa de Miércoles de Ceniza en la Catedral Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera Carrera llamó a los católicos "seguir el ejemplo" del papa Benedicto XVI y "abrir su corazón a Dios".

" Su santidad Benedicto XVI nos acaba de poner ejemplo de esa conversión, él a conciencia dice que ya no tiene la fuerza para guiar a la iglesia y con gran humildad frente a la voluntad de Dios", consideró en su homilía.

Asimismo exhortó a multiplicar los actos de caridad, de justicia, de piedad, de austeridad; pero " sepamos que eso no basta para la conversión a la cual somos invitados. Ojalá y que nosotros tengamos obras nuevas de justicia, obras nuevas de amor para con el prójimo, una relación nueva con nuestro entorno. Pero no basta", insistió.

Rivera Carrera impuso la tradicional cruz de ceniza en la frente de fieles y sacerdotes e indicó que este rito significa aceptar "el sacrificio, el dolor, la austeridad" y que los actos de piedad ayudan a cambiar muchas actitudes negativas para reconciliarse con Dios.

"No basta tampoco, simplemente, cambiar de obras, como si nosotros creyéramos en una salvación que se obtiene por las obras, una justificación que se alcanza por méritos propios, no basta cambiar de moral" expresó durante el acto que marca el inicio de cuaresma para los católicos.

Al término de la misa de Miércoles de Ceniza el cardenal dijo que el anuncio de renuncia del papa Benedicto XVI "llena a la Iglesia de estupor, de tristeza y nos deja un sentimiento de desamparo y de orfandad".

Rivera Carrera, uno de los tres cardenales mexicanos que participarán en el cónclave donde se elegirá al sucesor de Benedicto XVI, leyó la carta que le envío este día al pontífice, en la que le expresa su admiración y gratitud.

mac