A 30 días del asesinato del comisionado regional de la Policía Federal en Veracruz, Camilo Castagné Velasco, el gobierno federal reforzó la presencia para disminuir la violencia que padece la población de 10 de las 212 municipios de la entidad, al desplegar 1,000 elementos de Gendarmería, Inteligencia y otras divisiones, 600 de ellos estarán presentes en la zonas del Puerto, en otros en puntos neurálgicos y estratégicos.

Fuentes federales precisaron que el próximo domingo durante la reunión del Grupo de Coordinación Veracruz, además de presentarse resultados obtenidos por la Policía Federal y los fuerzas armadas, se definirá la estrategia ante la atomización de grupos criminales que se están disputando la plaza entre los cárteles de Los Zetas y Sinaloa, los cuales han sembrado la zozobra en los últimos meses.

En siete meses que lleva a cargo el nuevo gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, abanderado por el Partido Acción Nacional, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), expone en su análisis delictivo que en Veracruz se están perpetrando unas 100 ejecuciones por mes, lo que resulta en cuatro asesinatos diarios, sin embargo, Mayo supero esa cifra al llegar a 143.

Y de acuerdo a las carpetas de investigación, donde más se han centrado ese tipo de ilícitos de alto impacto son los municipios de Córdoba, Poza Rica, el Puerto de Veracruz, Papantla, Coatzacoalcos, Pánuco, Xalapa y Cardel, entre otros, el último precisamente donde ocurrió la ejecución en un restaurante de Castagné Velasco, por combatir precisamente a esas organizaciones en el centro de ese Estado.

De acuerdo con las fuentes federales en la reunión del próximo domingo del Grupo de Coordinación Veracruz, con los informes de inteligencia, las carpetas de investigación, más los resultados obtenidos tanto de las corporaciones municipales, estatales y federales, se definirá en qué sitios serán desplegado el respaldo de la Federación en combate contra el crimen organizado principalmente.

[email protected]

rrg