La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) condenó los hechos ocurridos el 19 de julio del 2015 en el poblado de Santa María de Ostula, en Michoacán, en donde elementos del Ejército hicieron uso irracional de la fuerza en una confrontación con comuneros indígenas. El saldo de aquel altercado fue 10 personas heridas, entre ellos, una niña, así como la muerte de Heriberto Reyes García, de 12 años.

Mediante la recomendación 65/2016, dirigida al secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y al gobernador de Michoacán, el perredista Silvano Aureoles, Derechos Humanos señaló que elementos del sexagésimo quinto batallón hicieron uso ilegítimo de la fuerza contra pobladores .

Aquel día policías comunitarios así como pobladores realizaron tres bloqueos en la carretera federal 200 Tecomán-Lázaro Cárdenas, a la altura de Xayacalan, Duin y Puente de Ixtapilla, después de que elementos del 65 batallón aprehendieran al líder de la policía comunitaria y de la comunidad, Cemeí Verdía Zepeda.

La CNDH identificó que en el retén de Xayacalan un elemento del Ejército disparó en un par de ocasiones hacia el aire en un vehículo en movimiento con el fin de disipar el retén, es por ello, precisó la CNDH, que se constituye un uso ilegítimo de la fuerza conforme al Manual de Uso de la Fuerza, al no observar los principios de legalidad, racionalidad y oportunidad .

En el bloqueo de Duin policías pertenecientes a la Secretaría de Seguridad estatal ocuparon armas no letales, es decir, gases lacrimógenos o pimienta en contra de pobladores de la localidad, provocando un saldo de cuatro heridos.

En tanto que, en el puente de Ixtapilla, precisó la CNDH, 15 militares pertenecientes al mismo batallón, de acuerdo a testimonios de 17 testigos, hicieron uso indebido de la fuerza letal en contra de las personas que mantenían el retén. Durante este enfrentamiento falleció Heriberto Reyes y seis personas resultaron heridas.

La Comisión señaló que, de acuerdo con la información disponible, no se puede acreditar que los pobladores que se encontraban en el lugar hayan disparado contra el convoy militar, no obstante, se comprobó que sí hubo agresiones a través de palos y piedras. Asimismo, indicó Derechos Humanos, los responsables directos de los altercados ocurridos en Santa María de Ostula son la Secretaría de la Defensa Nacional, la policía estatal y la Secretaría de Marina.

Entre las evidencias que refirió la CNDH están los reportes de baja de cartuchos.

[email protected]