El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que su gobierno no aceptará la ayuda que venía ofreciendo Estados Unidos a México a través de la Iniciativa Mérida. Consideró que lejos de ayudar al desarrollo del país, era meramente un apoyo militar.

En junio del 2008, en medio de una guerra contra el narcotráfico que había emprendido el entonces presidente Felipe Calderón, el gobierno de Estados Unidos firmó con el gobierno de México la Iniciativa Mérida, mediante la cual el vecino país entregaba anualmente recursos para desarrollar las capacidades del Estado mexicano.

Se estima que a la fecha, el gobierno estadounidense ha entregado 1,600 millones de dólares en equipo y entrenamiento.

La Iniciativa Mérida también apoyó la capacitación en EU de elementos de la Policía Federal; por ejemplo, en febrero del 2016, agentes del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos, conocidos como Marshall, capacitaron a agentes de la Policía Federal Ministerial en técnicas de protección a personas durante el proceso penal.

La iniciativa también apoyó con recursos para la implementación en el 2016 del Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio; 15% de la asistencia brindada por EU estuvo supeditada a que México cumpliera una serie de requisitos básicos, entre ellos asegurar que se investigaran y juzgaran las violaciones de derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad.

En ese marco, el presidente dijo en Palacio Nacional que su gobierno no aceptará más esta ayuda.

“Nosotros no aceptamos cooperación para funciones de seguridad que sólo competen al gobierno de México. No aceptamos la estrategia que significó el Plan Mérida que, en vez de ser cooperación para el desarrollo, era cooperación militar”.

Sin quejas del gobierno Trump

El presidente dijo que, en contraste, su gobierno aceptará la inversión de 4,800 millones de dólares que el gobierno de Estados Unidos hará en México para generar desarrollo y empleos, con lo que se busca frenar la migración.

“Es un incremento en la inversión extranjera de 20%, pues creo que hay motivos para estar contentos, porque necesitamos incrementar inversión”.

De esa forma, López Obrador manifestó que no dará importancia al hecho de que el presidente Donald Trump afirmó que México ya está pagando por el muro a través del acuerdo comercial T-MEC.

jmonroy@eleconomista.com.mx