El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que su gobierno no avala la creación de autodefensas al tiempo que afirmó que dichos grupos armados son parte de la herencia que dejó la llamada guerra contra el narcotráfico.

“Eso no debe de aceptarse, nosotros no estamos de acuerdo con eso porque el Estado tiene la obligación de garantizar la paz y la tranquilidad. No se puede hacer justicia por propia mano, nadie puede hacer eso, eso es ilegal y eso no debe aceptarse. Nadie debe de armarse para enfrentar una supuesta situación de inseguridad.

“Porque se puede esgrimir, se puede usar como excusa de que hay mucha inseguridad y no es eso, puede ser que se trate de una confrontación política”, indicó.

Ante la pregunta sobre qué opinaba sobre el surgimiento de autodefensas en Pantehló, Chiapas aseguró que la inseguridad no justifica a la población el levantarse en armas.

“Que no digan: ‘es que es mucha la inseguridad, luego entonces tenemos que armarnos’, porque son dos cosas: o es una cuestión politiquera, de dominio caciquil en una región, lucha de facciones, de grupos políticos, caciquiles, sin ideales (...) o delincuencia, hay que ver de dónde obtienen las armas”, dijo el presidente.

El Economista publicó el 13 de julio pasado que el Centro Nacional de Inteligencia, ha documentado en la actual administración la operación de autodefensas en Michoacán, Guerrero, Sonora, San Luis Potosí y Veracruz.

De acuerdo con los informes de inteligencia, las deficiencias de las autoridades de los tres niveles para garantizar la seguridad pública a la población son el factor principal para que surjan.

politica@eleconomista.mx